Venezuela: Mangantes e incompetentes

Estaba Nicolás Maduro plantado ante las cámaras de televisión, en cadena y en directo como mandan los cánones chavistas y sin soltó: “Los capitalistas especulan y roban como nosotros”.

No hubo desmentido o rectificación, por lo que a la aperreada ciudadanía le ha quedado la idea de que no se trató de un lapsus, sino de la traición del subconsciente.

Motivos tiene el señor presidente, porque en una escala del 0 al 100, en el informe de la ONG Transparencia Internacional, Venezuela aparece con 20 puntos, lo que otorga al ‘Paraíso Chavista’ el dudoso honor de ser el país más corrupto de Iberoamérica.

Trino Alcides, ex rector de la Universidad Central, publicó en su época una tesis doctoral en la que denunciaba que la corrupción había devorado el 30% del presupuesto nacional en los años 40, cuando en Caracas ataban los perros con longanizas y gobernaban al alimón los mangantes de COPEI y Acción Democrática.

El profesor Trino ha aplicado la misma metodología a la era chavista y concluye que la corrupción se zampa ahora el 60% del presupuesto nacional.
Con ese telón de fondo y a la vista del tropel de incompetentes y malandrines que ocupan puestos de responsabilidad, no es extraño que a la gente, además de rabia, le entrara la risa floja, al escuchar a Maduro hablar de “sabotaje opositor» cuando este lunes se quedó el país a oscuras por un nuevo apagón eléctrico.

En la URSS y países satélites, los disidentes te solían preguntar chistosos si sabías que importaría el Desierto del Sahara si lo gobernaran los comunistas: “Arena”.

La Venezuela bolivariana, que es el sexto exportador de petróleo del mundo y tiene las mayores reservas de crudo del planeta, es incapaz de abastecer de gasolina o electricidad a sus 30 millones de habitantes.

Autor

Alfonso Rojo

Alfonso Rojo, director de Periodista Digital, abogado y periodista, trabajó como corresponsal de guerra durante más de tres décadas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído