Escaño Cero – Allá por el 2033


MADRID, 4 (OTR/PRESS)

El paro ha bajado en noviembre. Eso nos dicen y habrá que creerlo.

La cifra no es para lanzar campanas, alrededor de dos mil quinientas personas, pero algo es, apuntan los optimistas.

Claro que al mismo tiempo nos enteramos por informe de Pricewaterhouse Coopers que la economía española tardará en crecer veinte años y por si fuera poco que de verdad, de verdad, no se creará empleo de forma significativa hasta el 2033.

O sea que nos fían a muy largo plazo la salida de la crisis al tiempo que nos avisan que aún entonces, allá por el 2033, las cosas tampoco serán como lo fueron en el pasado reciente.

No sé ustedes pero cada día que pasa me parece más evidente que nos encaminamos a una nueva sociedad donde las clases medias en vez de ser mayoría serán una minoría.

En realidad esta crisis está barriendo a las llamadas clases medias mientras que ha ido aumentando el número de personas que habitan en el borde de la pobreza, de ganar apenas lo justo para sobrevivir, frente a quienes son más ricos incluso que antes de la crisis.

Se está haciendo añicos esa sociedad del bienestar donde se daba por hecho que todos los ciudadanos sin distinción podían acceder a una sanidad pública, universal y además de calidad o que nadie se quedaría sin estudiar independientemente de cual fuera su situación económica.

Ahora en la sociedad cunde el desánimo y quienes conservan el puesto de trabajo, aunque sea en precario y ganando menos, casi se sienten afortunados habida cuenta de que no hay quien no tenga un familiar o un amigo sufriendo por no tener trabajo.

Por eso el informe de PwC resulta desolador, porque ese 2033 se antoja demasiado lejano. Algunos por cuestión de edad no verán esa fecha, otros se preguntan angustiados como van a aguantar hasta ese momento y sólo pensarlo aumenta su desesperación.

No, no podemos esperar hasta el 2033, ni nosotros ni nuestros hijos. Resulta insoportable que nos tracen una ruta hacia un futuro en el que vaya usted a saber lo que de verdad pasará.

Acaso nos queda un último consuelo y es esperar a que las previsiones de estos «gurús» de la economía se vuelvan a equivocar, y sus previsiones no se cumplan para no tener que esperar al 2033 para poder respirar. Claro que lo mismo están siendo optimistas y ni siquiera en el 2033 nuestra economía se habrá recobrado.

No sé ustedes, pero a mi a estas alturas me cuesta creerme ninguna previsión económica ni buena ni mala aunque reconozco que si no hay esperanza hasta el 2033 es como para empezar a correr. Me pregunto qué pensaran los responsables de nuestra economía si es que piensan algo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído