Escaño Cero – La confidencia de Mas


MADRID, 8 (OTR/PRESS)

Si Artur Mas, como parece, le ha asegurado a Alfredo Pérez Rubalcaba que no tiene intención de convocar un referéndum fuera de la legalidad entonces ¿a qué juega?. Porque Mas sabe mejor que nadie que la Constitución no permite que ese referéndum se celebre y si no tiene voluntad de desmarcarse de la legalidad entonces lo que está haciendo es ni más ni menos que engañar a sus conciudadanos y sobre todo provocar una quiebra en la sociedad catalana.
Lo cierto es que esa confidencia hecha por Artur Mas al secretario general del PSOE tiene una gran trascendencia y pone de manifiesto que estamos ante un político realmente irresponsable, capaz de sacrificar a toda una sociedad con tal de no quedar él mal.
Cualquiera que tenga una relación continua con Cataluña y la visite con cierta frecuencia se da cuenta de como la sociedad catalana se está quebrando. Por un lado están los que alegremente creen que Mas convocará un referéndum y que decidirán sobre la independencia de Cataluña. Defienden con desparpajo un supuesto derecho a decidir que sin embargo niegan al resto de los ciudadanos españoles. Luego están los que se callan, esa mayoría silenciosa que tiene miedo a significarse, a decir en voz alta lo que piensa por temer a quedar mal, a tener problemas con la Administración autonómica o local, o en el trabajo, o con los amigos, o con la familia. De manera que se guardan sus ideas y siguen la corriente a los entusiastas de la independencia. Y también están los que se atreven a decir en voz alta que no para inmediatamente ser considerados como una especie de monstruos enemigos del «ser» catalán. Y nos quedan los tibios, los que dicen que si y que no al mismo tiempo, los que quieren contentar a los independentistas y a quienes no lo son.
Confieso que Artur Mas logra sorprenderme todos los días con las cosas que dice, a cual más disparatada. La última de Mas es decir que el Gobierno dramatiza como si fuera la Guerra Civil. Y la verdad es que si hay que reconocer algo a este Gobierno es la actitud prudente que está manteniendo en este asunto precisamente evitando declaraciones histriónicas. Eso sí, a mi juicio, el Gobierno de Rajoy debería de hacer una labor pedagógica en Cataluña que no está haciendo, y en esa labor debería ser ayudado por el líder de la oposición el señor Rubalcaba.
Mas tiene la obligación de dejar de engañar a sus conciudadanos, de no generar perspectivas que no va a cumplir, de no seguir dividiendo a la sociedad. Porque él pasará, pero dejara una Cataluña frustrada, una Cataluña convencida de que le están restando derechos, una Cataluña enfurecida con el resto de España.
Y a eso habrá contribuido no solo Artur Mas y sus socios de Esquerra, sino en un tiempo, la tibieza del PSC, y la colaboración inexplicable de Iniciativa por Cataluña. Yo me pregunto que queda del viejo PSUC en Iniciativa, cómo es posible que gente de izquierdas estén haciendo de compañeros de viaje de una cierta burguesía egoísta y rancia.
En fin que todo lo que sucede hoy en Cataluña es un despropósito. Menos mal, y toco madera, que parece que Rubalcaba ha logrado meter cierta sensatez en la cabeza de sus compañeros del PSC. Veremos cuanto les dura. Eso sí, Artur Mas ya tiene acuse de recibo de su carta a los lideres europeos explicándoles sus pretensiones independentistas. Durao Barroso lo ha vuelto a repetir alto y claro: si Cataluña se independizara quedaría fuera de la UE. Qué tiempos estos en los que lo evidente es noticia.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído