El amor en los tiempos de Twitter

Menudo trago. Resulta que eres el presidente de la República, que das una rueda de prensa cada seis meses y te toca la tercera del mandato con la primera dama oficial sometida en un hospital a una cura de sueño, para reponerse del ataque de melancolía que le han producido los ‘cuernos’ que le has puesto con una actriz 18 años más joven que tu y cuando medio país anda haciendo chistes sobre tus escapadas en moto y los croissants que desayunáis en la cama.

Y te animas, pensando que todo eso, por mucho que te aflija, es algo menor, que no se trata de hablar de ti sino de la nación y de la necesidad de ajustar las cuentas para sacar a Francia del hoyo.

Y te plantas en el Elíseo, ante medio millar de periodistas proclives al tuteo y convencidos de que ejercen una actividad sagrada, porque lo suyo consiste en controlar el poder y en llevar algo de alivio al débil y cierta intranquilidad al poderoso.

Poco consuelo aporta la gente de la prensa al menesteroso, pero de vez en cuento desasosiega al importante.

Y como era inevitable, la primera pregunta no tuvo que ver ni con el saneamiento del déficit ni con los 65.000 millones de recortes presupuestarios, sino con tus tórridas y clandestinas noches con la bella Julie Gayet.

Habías advertido al inicio que no responderías a cuestiones de carácter privado, pero hay que reconocer que te plantearon el tema con elegancia:
«¿Es Valérie Trierweiller todavía la primera dama?»

Tu respuesta ha sido de libro:

«Cada cual en su vida personal puede tener un momento de dificultad y ese es nuestro caso».

Después dijiste que ‘clarificaras’ todo antes de viajar a EEUU, el 11 de febrero.

No se que vas a decir, querido François Hollande, como no sea eso de que el caso es tener salud, porque las ganas llegan solas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Alfonso Rojo

Alfonso Rojo, director de Periodista Digital, abogado y periodista, trabajó como corresponsal de guerra durante más de tres décadas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído