Pedro Calvo Hernando – Las puntas ardientes


MADRID, 17 (OTR/PRESS)

El Parlament de Cataluña ha decidido pedir que el Estado transfiera a la Generalitat, en aplicación del artículo 150.2 de la Constitución, la competencia para convocar la consulta sobre las aspiraciones soberanistas.
A parte del gran lío creado en el seno del PSC, lo cierto es que eso no será aceptado ni por el Gobierno central, ni por las Cortes, ni por los grandes partidos nacionales, es decir, que eso en ningún caso será aceptado, y sus impulsores lo saben de sobra, a pesar de lo cual echan el resto en su consecución.
Es decir, seguimos envueltos en ese drama terrible en el que se nos coloca, con una formación como CiU al frente, algo que nunca habríamos imaginado hasta hace un año y pico, algo que jamás se intentó durante los 23 largos años de Gobierno de Jordi Pujol. Ideologías aparte, este gran sufrimiento no nos lo merecíamos el común de los españoles, aunque hay que repetir que las grandes torpezas del PP -aquel recurso contra el Estatut, aquella campaña anticatalana, esa permanente actitud contra todo lo que huela a catalanismo- han ayudado bastante.
Otra punta de la actualidad es la desaforada posición del fiscal Horrach contra el juez Castro, hasta el punto de acusarle de conspiración contra la infanta Cristina en el repugnante asunto de Noos y Aizoon. Yo nunca hubiera imaginado, y pienso que casi nadie, un horror semejante por parte de un fiscal, creado para acusar mucho más que para defender, que para esto ya están los abogados defensores.
Alguien de Izquierda Unida lo ha visto acertadamente como un impagable servicio a la causa de la República en España. ¿Pero es que no se han dado cuenta de ello ni los interesados ni todo su coro mediático? Que Dios les conserve la vista.
Echo de menos alguna voz autorizada y con autoridad desde esos predios para poner orden, contribuir a la claridad de ideas y sembrar fe y confianza en la Justicia, a la que entre unos y otros vienen colocando a la altura del betún en los últimos tiempos. Que Dios sea loado y que nos pille confesados cuando toda la podredumbre haga saltar las cuadernas de la construcción.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído