Vox, una alternativa al Partido Popular.


El Partido Popular defensor de la vida y los valores, ha dejado de existir hace tiempo. La renovación dedocrática de los últimos años ha ido desfigurando los principios de su ideario que aglutinaba valores atemporales, y por tanto no sujetos a modas, tendencias o políticas del momento. Valores objetivos, y por tanto innegociables. Y la triste realidad es que el PP ha subastado “su esencia” y en estos momentos comercia con el derecho a la vida de los seres más inocentes de la sociedad.

El PP presume, sobre todo en los últimos tiempos, de ser un partido “donde caben todas las sensibilidades”. Visto así, ¡qué bien, qué tolerantes, qué abiertos! Pero esto hay que interpretarlo. Lo que quieren decir es que aunque ellos se han convertido al progresismo izquierdista más rancio, no le hacen ascos a los militantes y simpatizantes más conservadores, porque necesitan sus votos. Y así han tenido entretenidos a miles de ciudadanos, que les han prestado su apoyo sobre todo en las últimas elecciones generales, punto crucial en la historia de España, que marca un antes y un después en la relación del Gobierno/PP con los ciudadanos/electores.

Muchos votantes del PP se sienten estafados porque su partido se avergüenza de la derecha y se ha ido escorando a la izquierda, nadando en la ambigüedad permanente. Ideológicamente no se diferencia en nada o muy poco del Partido Socialista. A la vista está su política continuista desde que llegó a La Moncloa. La política antiterrorista es el diseño de Zapatero, y la ideología de género de “Zapatero feminista, ista, ista, ista” trufa de laicismo los arquetipos esenciales de la antropología y el derecho natural. Por eso hay tanto descontento entre los suyos. Por eso se acaba de producir la espantada de algunos miembros que han decidido marcharse y partir de cero, fundando un nuevo partido. Hacía falta y hace tiempo que lo venimos diciendo. Y la reforma de la ley del aborto ha levantado las caretas y hemos visto los auténticos rostros.

Santiago Abascal y Ortega Lara son las caras más visibles de Vox, pero hay alrededor todo un conjunto de profesionales –no de la política— cualificados, dispuestos a ganar la batalla de las ideas. Eliminar las autonomías, el Senado, el Tribunal Constitucional, retirar las subvenciones a los partidos políticos y la defensa a ultranza de la vida son algunas de sus propuestas. Ya iremos viendo.

Felicitamos a Vox por haberse hecho eco del clamor de muchos ciudadanos y haber dicho “hasta aquí”, desoyendo la frase perversa “fuera hace mucho frío”, de la que abusan los jerifaltes para que nadie se mueva y evitar escisiones.

Anima pensar que en estos tiempos que corren, en los que prima el dinero y los intereses personales, haya personas capaces y dispuestas a ejercer el noble oficio de la política, como un servicio al ciudadano. Ojalá fructifique la nueva formación y consigan, además de votos, cambiar la lapidaria opinión de los ciudadanos, sustanciada en la frase “todos los políticos son iguales”. Se lo deseamos de todo corazón, ¡por el bien de todos!

___________________
Por Magdalena del Amo
Periodista y escritora, pertenece al Foro de Comunicadores Católicos.
Directora y presentadora de La Bitácora, de Popular TV
Directora de Ourense siglo XXI
✉ periodista@magdalenadelamo.com
Suscripción gratuita
.

Autor

Magdalena del Amo

Periodista, escritora y editora, especialista en el Nuevo Orden Mundial y en la “Ideología de género”. En la actualidad es directora de La Regla de Oro Ediciones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído