Escaño Cero – «Suspendidos»


MADRID, 6 (OTR/PRESS)

La última encuesta del CIS refleja una gran decepción de los ciudadanos respecto a los dos grandes partidos. El PP pierde votantes y el PSOE no termina de arrancar, y los encuestados dejan claro que no confían demasiado, por no decir casi nada, ni en Mariano Rajoy ni en Alfredo Pérez Rubalcaba.

A mi no me extraña que la encuesta del CIS indique ese hartazgo de los ciudadanos para con el PP. Hasta ahora el Gobierno solo ha dado motivos para enfadar y decepcionar incluso a sus votantes.

No ha cumplido casi ninguno de sus compromisos electorales y ha emprendido una serie de reformas que están teniendo un gran coste para la vida cotidiana de los ciudadanos.

De ahí que todos los ministros del Gobierno estén «suspendidos» y que la peor calificación se la lleven los ministros más controvertidos por sus reformas como son, la titular de Sanidad Ana Mato, el de Educación y Cultura, José Ignacio Wert, o el de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón.

Y es que los ciudadanos vienen dejando claro, no solo a través de las manifestaciones en las calles, sino de las opiniones de los colectivos afectados, que rechazan de plano los recortes en Sanidad, y que por mucho que desde el gobierno y el PP se diga que lo importante no es quien gestiona un hospital para los ciudadanos si que es importante.

Porque es evidente que si un hospital o un centro de salud lo gestiona una entidad privada el objetivo de esta es obtener beneficios y eso en ocasiones va a en detrimento de la calidad de los servicios sanitarios.

En el capitulo de la Educación los ciudadanos no perdonan, los recortes en becas, o la puesta en marcha de la nueva ley de educación que va a hacer casi imposible estudiar a quienes tengan dificultades y falta de medios económicos.

Y en el capítulo de la Justicia cuesta comprender por qué el ministro Ruiz Gallardón ha decidido ponerse en contra a buena parte de la judicatura con su reforma del Consejo General del Poder Judicial, o empecinarse en sacar adelante una ley del aborto claramente regresiva.

Son estas políticas las que restan votos al PP más que la propia crisis económica, amen de que la subida de impuestos han ahogado a los que han tienen trabajo, pero si a eso se añade que el paro ha continuado creciendo, tenemos la tormenta perfecta.

Aún así el PP aún saca más de cinco puntos de ventaja al PSOE por mas que en la familia socialista haya quien mire la encuesta con desconfianza y piense que está demasiado cocinada.

Lo cierto es que cocinada o no Alfredo Pérez Rubalcaba no consigue el favor de los ciudadanos porque desconfían de él lo mismo que de Mariano Rajoy.

Pero los electores no solo desconfían de Rubalcaba, desconfían del propio PSOE, porque ya le han conocido gobernando.
La encuesta del CIS indica lo que se palpa en la calle, que IU sube como la espuma lo mismo que UPyD, y Rosa Díez continúa siendo la líder política mejor valorada.

Las primeras elecciones que están por celebrarse son las del Parlamento Europeo, y en ellas se juegan mucho tanto Mariano Rajoy como Alfredo Pérez Rubalcaba.

El primero porque si los resultados son malos tendrá que tomar decisiones que pueden implicar cambio de personas y sobre políticas a llevar a cabo. En cuanto a Pérez Rubalcaba, sus adversarios de dentro del partido esperan a ver si es capaz de remontar en las urnas lo que hoy auguran las encuestas. Un Rubalcaba victorioso en las elecciones europeas es un adversario casi imposible de batir.

Pero al día de hoy me parece a mi que a los dos grandes partidos les debería de preocupar lo que la encuesta del CIS deja claro: que los ciudadanos les miran con recelo y que no confían en sus lideres, y algo peor, que todos, todos los políticos están suspendidos.

Ninguno logra ni un triste cinco. Digo yo que se preguntarán por qué y que incluso serán capaces de encontrar una respuesta.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído