Más que palabras – Operación Valenciano


MADRID, 12 (OTR/PRESS)

Esta ha sido, una de las últimas veces que los candidatos de las grandes citas electorales se eligen por el viejo método del «dedazo», porque las primarias, ¡afortunadamente! serán ya un hecho irreversible… La ejecutiva federal del PSOE acaba de aprobar, por unanimidad, que Elena Valenciano -la propuesta de Rubalcaba y también su mano derecha- sea el cartel electoral para las próximas elecciones europeas. Según han dicho, esa opción recibió la bendición de todos los barones autonómicos, pero si no la hubiera recibido habría sido igual. Es la candidata del aparato y tal como están configurados los partidos, ésa es condición más que suficiente para allanar cualquier dificultad por complicada que sea. Precisamente eso, el enorme poder de los aparatos, que son una especie de «gran hermano» que todo lo ven y lo controlan es el origen de muchos de los males que aquejan a los Partidos Políticos, que se han convertido en magmas endogámicos, cada día más cerrados al escrutinio de los ciudadanos.
La «operación valenciano» era un secreto a voces desde hace tiempo lo que no ha impedido que se hagan distintas interpretaciones y, casi todas ellas, tienen un punto de lógica. Es lógico pensar que si Rubalcaba se ha decidido por ella es porque él, a su vez, tiene decidido no presentarse a las primarias y pretende dejar un futuro despejado a su persona de máxima confianza. Sin embargo, también tiene un punto de validez la tesis de que la estrategia es justamente la contraria: convierte estas elecciones en la piedra de toque de su partido y si las gana tiene el camino despejado para presentarse a las primarias y ganarlas.
Sea como fuere, la cita electoral del 25 de mayo es crucial para el PSOE y también para su secretario general. En un momento donde todas las encuestas siguen apuntando que los socialistas no levantan cabeza y no consiguen amortizar el desgaste del PP tras dos años de ajustes, obtener un buen resultado en las europeas puede ser no sólo un balón de oxígeno de puertas adentro, sino una excelente manera de movilizar al electorado de cara a las generales.
Elena Valenciano ya ha sido eurodiputada y por lo tanto se mueve en terreno conocido lo que le da un plus a su candidatura. Además, Gallardón le ha «regalado» la polémica del aborto que ella convertirá en uno de los asuntos estrella de la campaña, con lo que le será más fácil movilizar al electorado de la izquierda y buscar complicidades ideológicas en la izquierda europea. Si las urnas le dan su bendición y sólo con que consiga un voto más que el PP, la vicesecretaría daría un importante espaldarazo a su jefe de filas y las cosas le podrían empezar a ir mejor.
Pero, ¿qué pasaría si no fuera así? Pues que Rubalcaba se vería en un serio apuro y todos dan por hecho que un mal resultado de Valenciano obligaría al secretario general a convocar un Congreso extraordinario de su partido. Sea como fuere, Rubalcaba ha apostado fuerte y es plenamente consciente de que puede ser su última oportunidad para demostrar que puede seguir pilotando el proyecto del PSOE.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído