Escaño Cero – Un paso adelante


MADRID, 17 (OTR/PRESS)

Las cosas como son, el nuevo proyecto de Ley de Propiedad Intelectual es un paso adelante aunque insuficiente y con demasiadas incógnitas sobre su aplicación. Pero es un paso adelante. De manera que la ley que lleva el «sello» del Secretario de Cultura José María Lasalle, es uno de los pocos «tantos», acaso el único que se ha marcado el ministro José Ignacio Wert cuya gestión al frente de Educación y Cultura ha sido hasta el momento un desastre. Pero insisto, al menos ha sido capaz de dar el visto bueno a una Ley que va a intentar proteger un poco, aunque no de manera definitiva, la propiedad intelectual.
Los editores de diarios han recibido el nuevo proyecto con satisfacción porque va a suponer que los agregadores de noticias no podrán hacerse con el contenido de los periódicos «gratis total», y salvo utilizar algunos fragmentos por el resto tendrá que pagar. Esto sí que supone un paso adelante. Pero quedan mucho flecos sueltos, en mi opinión el gran fallo de la ley continúa siendo que se prime a la industria tecnológica por encima de los derechos de autores y ciudadanos.
Se va a poner en marcha una Comisión de Propiedad Intelectual, lo que está muy bien, pero el ministerio de cultura se queda con su control, y quizá debería de enriquecerla con expertos independientes. Además otro punto de «fuga» que debería de tenerse en cuenta es que las «páginas piratas» amen de que puedan ser multadas deberían de poder ser cerradas sin tener que poner en marcha procedimientos interminables e ineficaces. Lo decía muy bien Antonio María Avila en un artículo publicado en El País: «Es necesario que las páginas de enlace y los buscadores sean responsables» y añade que «no es riguroso ni jurídicamente correcto alegar» que no sabían que los contenidos que ponen a disposición de los usuarios son ilegales.
También se ha renunciado a cortar el servicio y a multar a los usuarios que se dedican a piratear contenidos que tienen propiedad intelectual. Lo que demuestra que este Gobierno, lo mismo que le pasó al de Rodríguez Zapatero, tiene miedo de los internautas.
Verán, a mí me parece imprescindible que los responsables públicos lleven a cabo campañas educativas en todas las escuelas, institutos y Universidad, para educar a los niños y a los jóvenes en el respeto a la propiedad intelectual, para enseñarles que cuando hacen un «click» para bajarse música o un libro o una película sin pagar están robando, que ese «click» no es un acto inocente. Además a quienes roban debería de explicárseles claramente que amen del acto de robar están poniendo en peligro miles de puestos de trabajo de la industria del cine, de la música o de los libros y periódicos. En realidad ya hay muchas personas que han perdido su empleo por culpa de la piratería.
Pero la educación debe de acompañarse con normas lo suficientemente disuasorias para que quienes creen que tienen derecho al «gratis total» se lo piensen dos veces antes de hacer ese «click» sin pagar.
El proyecto de Ley ahora tiene que pasar por el Parlamento y allí debería de modificarse para ser mejorada y sus señorías deberían de ser lo suficientemente valientes para de una vez por todas acabar con la vergüenza y la injusticia que significa que en nuestro país no se proteja adecuadamente la propiedad intelectual.
Lo dicho, el proyecto de Ley cuya paternidad se atribuye a José María Lasalle, es un paso importante, y es un proyecto que va en la buena dirección aunque, insisto, el Parlamento debe de mejorarlo. Cuanto antes, mejor.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído