Rajoy vs Rubalcaba: Realismo frente a demagogia


MADRID, 25 (OTR/PRESS)

El presidente del Gobierno acudía ayer de nuevo al Congreso para debatir sobre el estado de la nación. Rajoy ha desgranado de dónde venimos y cómo estamos. No me ha parecido que durante la hora y media larga que ha durado el discurso el presidente haya caído en un excesivo triunfalismo. Las cosas van mejor, se ha invertido la tendencia y eso no se puede negar.

Claro que falta que esta mejora en las cifras económicas la noten las personas sobre todo en materia de empleo y en menos impuestos. Algunas medidas ha anunciado en este sentido. Importante la tarifa plana en la contratación de indefinidos o la rebaja del IRPF para los que ganan menos de 12.000 euros al año. Ya veremos si hay algo más, ya que esto se antoja muy, muy escaso.

Los impuestos han subido muchísimo a todos y de momento no se ve ninguna recuperación de esos ingresos. También echo de menos más contundencia en la reducción de gastos.

Se han hecho cosas, pero se puede hacer más. Cierto que Rajoy ha dicho que se va a profundizar en este sentido, pero habrá que verlo y no hay tiempo. El déficit hay que reducirlo sí o sí o perderemos la credibilidad que con mucho sacrificio se ha conseguido en estos dos años. Habrá también medidas para la financiación de pymes. Veremos.

Dice Rajoy que no hay otra manera de abordar los problemas. Esto no es exactamente así. Lo que ocurre es que el líder de la oposición ha puesto encima de la mesa más de lo mismo y que nos llevó a la ruina.

Para Rubalcaba, el gobierno ha hecho todo lo que ha hecho porque es de derechas y por tanto no quiere que haya crédito, ni sanidad universal, ni empleo, ni becas, ni educación pública. Lo que quiere Rajoy, según Rubalcaba, son pobres, indigentes, esclavos.

Es una pena que la oposición de este país, el PSOE, esté como está. Se olvida Rubalcaba de que crearon cientos de miles de millones de deuda, 3,5 millones de parados, que congelaron las pensiones.

En fin, todos sabemos cómo dejaron el país: en el pozo más negro.

Imposible argumentar ante semejantes mensajes de la izquierda. Sería importante que el país contara con políticos serios. No parece. Así que el Gobierno debería seguir profundizando en el recorte del gasto público inútil, que queda mucho por hacer, rebajar aún más los impuestos para dinamizar la economía y seguir con las reformas que modernicen este país.

Para ello no va a contar con la oposición, pero tiene la mayoría suficiente para seguir sacando a este país del caos en el que estaba hace apenas dos años.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído