Indignación contra la Corona


MADRID, 27 (OTR/PRESS)

Los hechos podrían haber ocurrido así:

«Durante un acto protocolario en Barcelona, un empresario enemigo del secesionismo se negó a dar la mano al presidente de la Generalitat, diciéndole que no le daba la mano por su manía en separar a Cataluña de España. Artur Mas, haciendo gala de su buena educación, volvió a tender la mano, llamándole amigo, pero el grosero insistió en su postura y dijo que le daría la mano sólo en el caso de que desistiera de apoyar el secesionismo».

«El incidente habría quedado restringido a una anécdota, aunque desagradable, de no ser porque el Príncipe de Asturias sonreía mientras se producía la incivil circunstancia, y ya, lo que colmó la indignación, fue que se acercó al irrespetuoso y le estrechó amistosamente la mano, lo que ha causado estupor en todo el pueblo catalán, no sólo entre los independentistas, porque el Presidente de la Generalitat representa a todos los catalanes, y la impertinente y desconsiderada actitud se ha proyectado sobre Cataluña, su población y sus instituciones».

«Al no haber existido aclaración por parte de la Corona, Cayo Lara manifestó que es hora de proclamar la Tercera República en España, ante el comportamiento chulesco y descomedido del heredero al Trono de España, y Alfredo Pérez Rubalcaba ha depositado en el Parlamento una moción para que los grupos parlamentarios se manifiesten».

«Todos los medios de comunicación, sin excepción territorial, han mostrado su asombro y reprobación ante un comportamiento ofensivo que ha provocado una extensa e intensa indignación contra la Corona».

Las cosas podrían haber ocurrido así, pero sucedió justamente lo contrario, y las reacciones no han podido ser más indulgentes y comprensivas. Igualmente, sin excepción territorial.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído