Luis Del Val – El atraco del 902


MADRID, 21 (OTR/PRESS)

Cada año que cumplo me parecen mucho más honestos los atracadores de bancos que los atracadores de cuello blanco, defendidos tras sus consejos de administración, y sabiendo que, mientras nos meten la mano en la cartera y nos roban, lo hacen con toda impunidad y sin correr ningún peligro.
Uno de los atracos consentidos por nuestras autoridades incompetentes son las reclamaciones a través del teléfono 902. Estás a disgusto con la factura de la luz, con el saldo de la cuenta corriente del banco, con el funcionamiento de tu compañía de seguros, con cualquiera de las muchas empresas a las que sostienes con tus contratos individuales, y tienes a tu disposición un número de atención al cliente que comienza con el 902. Y tú lo marcas pensando qué fácil es vida moderna, qué sencillo es llevar a cabo gestiones en una sociedad avanzada. Llamas y no te responde una persona, sino un robot, que te va desgranando la decena de posibilidades por las que has marcado, que sólo excluyen el dolor de muelas y las penas de amor. Cuando ha acabado la retahíla, y le has dado el DNI e incluso el ADN, suena una música alentadora y te dicen que te van a pasar con un operador, o sea, un ser humano. Te pones contento, porque el mundo está lleno de optimistas inocentes, y, entonces, de nuevo el robot te comunica que todos los operadores están ocupados, pero que aguardes, que te atenderán. Y te lo vuelven a repetir cada minuto. Con eso, ya han pasado diez minutos, y los atracadores, además de confundirse con la factura, de meter la pata y de atenderte mal, se han embolsado cinco euros que pagas tú, por culpa de esa empresa que no hace bien las cosas.
Este disparate, perdón, este atraco, este fraude que se repite decenas de miles de veces todos los días, y que genera un botín de decenas de miles de euros, esta gigantesca estafa, está amparada por nuestras cómplices autoridades, sin que se les caiga la cara de vergüenza. Y tanto unos como otros, atracadores y cómplices, están dentro de la legalidad.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído