Cañete en la pira. En esta campaña solo faltan las Femen.


Las campañas electorales suelen discurrir entre recuerdos del pasado y promesas del futuro que nadie cree conscientemente, pero que al procesarse en zonas profundas del cerebro, tienen su efecto en las elecciones. Eso lo saben bien los políticos, y de esta característica del ser humano abusan, tratando a sus votantes y posibles como a simples ingenuos emocionales.

En las campañas siempre late la tentación de sacar aquella foto comprometida del contrincante –viéndolo entrar o salir del barco de un narcotraficante, por ejemplo—, o aquel dato oculto, a veces delito o camino de serlo o, cuando menos, ese secretillo escondido, impropio de quien aspira a gestionar la cosa pública. Pero parece que hubo pacto: “Nada de hablar de corrupción y otros temas candentes, que ambos tenemos mucho que perder”.

Los dos grandes partidos, PP y PSOE funcionan igual que las sectas: sumisión total al líder y a las ideas que este propone. Él piensa por todos y está prohibido disentir. Aunque sea notorio que su comportamiento no es el correcto, siempre habrá una razón que justifique la aberración, aunque esta consista en practicar sexo con menores o suicidarse colectivamente. Hay una abundante casuística de esto.

La política, lejos de ser una ciencia que se sustancia en un arte, que decía Platón, es un divertimento, un teatro. Pero el público debería tener derecho a un espectáculo, al menos, digno y de calidad. En un tiempo en el que la situación económica-social mundial vive unos momentos críticos, más que en ninguna época del pasado; con problemas de demografía, de inmigración, de injusticia al por mayor, de hambre, de corrupción generalizada, de pérdida de valores, de falsos derechos… y podríamos seguir, nuestros dos grandes partidos –y por los pequeños que se han subido a la carroza del desfile— pierden su tiempo hablando de problemas inexistentes. Que el machismo se haya convertido en el leitmotiv de la campaña me hace sentir vergüenza, a la vez que una preocupación profunda.

No me queda más remedio que incidir en mi discurso de siempre: La única razón de ser del socialismo actual, la única arma, es defender el argumento falaz de la mujer históricamente marginada. De ahí la elaboración del discurso totalitario de la ideología de género que trufa toda nuestra vida desde hace unos años, llevada a sus máximas consecuencias en los gobiernos de Zapatero, alias “socialista, ista, ista, ista”. No quiero extenderme en esto, porque ya lo he escrito en anteriores ocasiones, pero lo que estamos viendo estos días, a raíz del comentario de Miguel Arias Cañete, no es más que un reflejo de esta contaminación ideológica a gran escala que está sufriendo la sociedad y la política. Que esta señora haya conseguido la condena pública del candidato popular es indignante, a la vez que penoso. Pero a Cañete se le ha obligado a poner la otra mejilla –cosa no aceptable en política—. Ha tenido que pedir perdón, pero de poco le ha servido porque la hoguera sigue ardiendo. Juan Hus o Giordano Bruno fueron más enteros y se convirtieron en humo sin retractarse. Al candidato popular, encima, le han cancelado las entrevistas no fuera a ser que protagonizase algún “incidente” –Jáuregui dixit—, al estilo del socialista Eguiguren, condenado por maltratar a su mujer.

El señor Cañete no habría salido tan mal parado si hubiese colocado a la señora Valenciano en su sitio desde el minuto cero. Era evidente que no estaban a la misma altura, y él era consciente; no por su condición de mujer sino por formación académica. Valenciano, hasta donde sabemos, tiene los mismos títulos que Aído o Pepiño Blanco. Fuera por una caballerosidad que no está de moda en un tiempo dominado por los “queer”, o por consejo de Arriola, el comentario le está saliendo caro al candidato, criticado e incomprendido también en su propio partido. El abogado del Estado no se refería a las mujeres en general, sino a las que, como Valenciano, tienen escasa formación intelectual y técnica. Curtida en política, sí; y conocedora de todo el discurso agitador, también. Pero hay que reconocer que si a esta señora le quitan los cuatro tópicos de la izquierda, sobre todo lo referente a la dictadura del género, se queda en una simple mujer, más preparada para anunciar L´Oréal –porque ella lo vale—que como candidata a gestionar vidas ajenas.

Pero la izquierda, gobierne o no –hay que reconocer que la izquierda gobierna siempre—, nos tiene acorralados. Sus disparatadas ideas son interiorizadas por la sociedad a través de los políticos. Que se lo pregunten a los gallegos de Feijóo, que tendrán que sufrir una ley sobre la no discriminación a homosexuales, lesbianas, transexuales y demás mujeres barbudas, Conchitas o Pepitas. Más que una ley a favor de estos colectivos, es una ley contra los heterosexuales, es decir, contra la gente normal, que es la mayoría. Pero la izquierda no prosperaría en sus ideas destructivas para la sociedad sin la anuencia de la derecha. Ahora, incluso denuncian a los sacerdotes por hablar del pecado en sus homilías. ¡Ya está bien de dictadura ideológica!

La anécdota de Cañete ha traspasado fronteras. Dicen que está pactado para conseguir el empate técnico. Es decir, jueguito político entre ellos para que no se hunda el bipartidismo y seguir en el machito parasitando en los ciudadanos. Por eso marginan a las pequeñas formaciones, que igual se atreven a cambiar las cosas y a hacer de la honradez algo más que una propuesta electoral. Lo que hacen con VOX es indigno. El PP sabe que VOX es “el PP de antes”; el de los valores. Por eso no quieren que los desencantados se enteren de que existe una alternativa. Por eso hablan de votos inútiles. Nunca es inútil un voto libre que defienda la consecución de un mundo mejor. Hace falta un cambio. Lo de ahora es un esperpento. En esta campaña solo faltan las Femen para completar la farsa.

___________________
Por Magdalena del Amo
Periodista y escritora, pertenece al Foro de Comunicadores Católicos.
Directora y presentadora de La Bitácora, de Popular TV
Directora de Ourense siglo XXI
✉ periodista@magdalenadelamo.com
Suscripción gratuita
.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

CUCHILLOS DE COCINA

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Magdalena del Amo

Periodista, escritora y editora, especialista en el Nuevo Orden Mundial y en la “Ideología de género”. En la actualidad es directora de La Regla de Oro Ediciones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído