IRPF: más beneficiados que perjudicados


MADRID, 24 (OTR/PRESS)

Las modificaciones impositivas propuestas por el Gobierno no han dejado indiferente a nadie. Hay por supuesto, como en toda reforma, controversia sobre su aplicación. Pero hay una realidad incuestionable y es que deja en manos de los ciudadanos y empresas 9.000 millones de euros.

Podemos discutir si el reparto se ha hecho mejor o peor, si debería beneficiar más a unos que a otros, si las deducciones que se reducen o las que se incrementan son más o menos justas. Es imposible contentar a todos, sin embargo el hecho de que el 72 por ciento de los contribuyentes van a ver una rebaja media del 23,5 por ciento es lo que se propone.

España por quinto año consecutivo ve cómo caen los nacimientos así que tiene bastante sentido primar impositivamente tener hijos, además de que son las familias con hijos y sobre todo tres o más las que más han sufrido esta crisis.

Otro aspecto muy importante es el de los autónomos. La retención para los de menores rentas se reduce al 15 por ciento y desde julio.

Y esto casa perfectamente con la situación actual de desempleo en España, donde una de las salidas que están encontrando los españoles es montárselo por su cuenta, salir del paro y empezar a tener ingresos.

Se está cuestionando el que las indemnizaciones por despido tributen y sobre este punto conviene aclarar algunas cosas.

Lo primer que fue el gobierno socialista quien aprobó la tributación por despido. Y dicho esto, algunos datos. Con los datos de 2012 en la mano, la propuesta del gobierno afectaría a unas 170.000 personas y aquellos que en el momento del despido tuvieran una antigüedad de cinco años tendrían exentos 10.000 euros.

Es decir, que seguirían beneficiándose de la exención el 79 por ciento y que son casi 640.000 personas.

En cuanto a la nueva formulación de la deducción por alquiler de vivienda, puede haber más dudas y seguro que son razonables.

Teniendo en cuenta que su entrada en vigor tenía mucho que ver con evitar la ocultación de las rentas de los alquileres, se entiende mal su eliminación total o parcial.

No obstante, también cabe preguntarse si una deducción fiscal es la manera más ortodoxa de perseguir el fraude.

En definitiva, la bajada de impuestos que todos notaremos en las nóminas de enero por la bajada de las retenciones podría haber sido mayor por supuesto, pero en mi opinión afecta más a los que están peor y ayuda a los que tienen que generar consumo, crecimiento y empleo, ni en general abandona a los que ahorran o invierten.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído