Escaño Cero – Y en eso llegó Pedro Sánchez


MADRID, 30 (OTE/PRESS)

Hace unos meses era casi un desconocido dentro de su partido y hoy tiene muchas papeletas para ganar la carrera y hacerse con la secretaría general del PSOE. Me refiero, claro, a Pedro Sánchez. La suya está siendo una carrera de fondo, empezó a recorrer España para darse a conocer a los militantes socialistas puesto que quería presentarse a las «primarias», pero como las circunstancias mandan, todo el trabajo hecho le ha servido para abrirse paso hacia la secretaría general de su partido. Y la pregunta que muchos se hacen es qué tiene Pedro Sánchez para haber logrado un apoyo tan abrumador de avales para presentar su candidatura. Y la respuesta no es otra que es un hombre que cree en sí mismo, que tiene un proyecto que consiste en volver a poner en valor lo que significa el socialismo, ni más ni menos.
El de Pedro Sánchez es un discurso templado. No promete el paraíso sino trabajar para que no se desmantele el Estado del bienestar, es decir que el PSOE se centre en defender la educación y la sanidad pública, pero sobre todo en intentar poner en marcha políticas económicas que pongan fin al desastre del paro.
Y sí, parece un hombre tranquilo que huye de cualquier histrionismo y que tiene los pies en la realidad. Es el cambio dentro y fuera del PSOE, pero un cambio sin estridencias que no significa que no sea un cambio profundo.
Solo ha cometido un error en esta campaña hacia la secretaría general del PSOE y fue decir que Cataluña es una nación y que merecen trato asimétrico respecto al resto de las Comunidades autónomas. Yo me pregunto que le pudo llevar a hacer esa afirmación que luego ha tenido que matizar hasta darle la vuelta. Y es que Cataluña nunca ha sido una nación por más que pueda haber miles de ciudadanos que la sientan como tal, y además resulta chocante que el socialista defienda un trato asimétrico, es decir desigual, entre comunidades, porque es tanto como decir que hay ciudadanos que merecen tener privilegios que no tienen otros. Pero salvo este patinazo que luego ha enmendado, lo cierto es que su «campaña» ha sido ponderada e inteligente.
Aún tienen que votar todos los militantes del PSOE, de manera que más vale no vender la piel del oso antes de cazarlo, pero es evidente que en vista de los avales obtenidos Pedro Sánchez tiene muchas, muchísimas posibilidades de convertirse en secretario general de su partido y si lo logra y posteriormente también se convierte en candidato del PSOE creo que podría poner en jaque al PP en las próximas elecciones generales.
Economista, con experiencia internacional, y la cabeza bien amueblada, la única incógnita es si detrás de su apariencia no se esconde otro Zapatero, algo que no podría soportar el PSOE ni la sociedad española, aunque en mi opinión (cruzaré los dedos) Sánchez tiene una consistencia intelectual y política de la que carecía Zapatero.
Lo cierto es que Pedro Sánchez se ha ido haciendo a sí mismo, no ha contado con el apoyo del «aparato» de su partido sino todo lo contrario y por no contar no ha contado siquiera con la más leve simpatía del Alfredo Pérez Rubalcaba sino más bien con su animadversión. Pero Pedro Sánchez no es de los que se arrugan ante las dificultades y sin alharacas lleva meses recorriéndose España, tomando la temperatura a su partido, escuchando a sus compañeros, explicándoles lo que él cree que hay que hacer para revitalizar al PSOE y sobre todo para que la sociedad vuelva a confiar en los socialistas. Y ha estado solo, por no contar siquiera ha contado con el interés de los medios de comunicación que no le veían capaz de convertirse en un hombre del futuro. Pero el futuro ha llegado y resulta que Pedro Sánchez ha conseguido más avales que el resto de los contendientes por la secretaría general y de repente ha concitado sobre sí todos los focos de atención incluso de quienes hasta hace un par de días le ninguneaban.
Sí, ahora muchos empiezan a prestar atención a este hombre que los «gurús» del PSOE no creían que tuviera muchas posibilidades de librar esta carrera y mucho menos de ganar la primera etapa.
Saben, tengo la impresión de que Pedro Sánchez puede hacerse con la secretaría general del PSOE y si es así habrá logrado una hazaña por haber sido capaz de salir del «pelotón» y ganar el «tour» siendo como era un desconocido. Pero para eso habrá que esperar al 13 de julio. Mientras tanto ya se ha «colado» en la agenda de la actualidad. O sea que ha llegado.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído