“Allons enfants de la Patrie”

¡Virgen santa! Seguro que empiezan a brotar como hongos listillos diciendo que alguien con los modales de Nicolas Sarkozy, tenía que terminar así, pero yo ni me lo imaginaba.
La simple imagen del expresidente de la República sometido a eso que los franceses denominan ‘garde a vue’, me produce malestar.
En contra de lo que andan soltando los tertulianos por radios y televisiones, estos ‘affaires’ ni contribuyen a depurar la democracia, ni nos hacen mejores.
Que Sarkozy haya sido forzado a acudir a toda prisa a la oficina de la policía judicial, para declarar como probable autor de delitos como tráfico de influencias y violación del secreto de instrucción, es devastador.
El asunto se las trae, porque ahora nos enteramos de que los gendarmes tenían pinchado el teléfono del expresidente. No el oficial, sino el clandestino que usaba para comunicarse con el móvil, también chungo, de su abogado.
Y por el que Herzog le iba contando lo que le filtraban un par de magistrados del Tribunal Supremo, sobre la marcha de la investigación sobre la financiación ilegal de la campaña que llevó a Sarkozy al Palacio del Elíseo en 2007.

Al único que no pilló por sorpresa la noticia fue al expresidente, porque la víspera de su draconiana convocatoria a comisaria, fueron detenidos Herzog, Azibert y Sassoust.

Oficialmente, los investigadores intentan determinar si Sarkozyy su entorno crearon una ‘red’ de informadores que les mantenía al tanto de la evolución de los procesos judiciales que amenazan a quien fue todopoderoso Jefe de Estado francés entre 2007 y 2012.
Y el telón de fondo, para mayor escarnio, es que parece haber pruebas de que entre los que le financiaron estuvo el ya fallecido presidente de Libia Muamar Gadafi.

Siguiendo el ritual, el portavoz del actual Gobierno socialista y a la sazón ministro de Agricultura, Stéphane Le Foll, ha afirmado rimbombante que la justicia debe llegar hasta el final y que Sarkozy «es un justiciable como los demás».

Veremos en que termina todo.

Como arranca La Marsellesa: “Allons enfants de la Patrie”.

Lo que no me atrevo a poner es la segunda estrofa, la que dice: “Le jour de gloire est arrivé!”.

Estas cosas nunca acaban bien. Pase lo que pasa y salga como salga, lo que queda en el imaginario colectivo es la convicción de que todo está podrido. Y el Frente Nacional de Marine Le Pen, sigue creciendo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Alfonso Rojo

Alfonso Rojo, director de Periodista Digital, abogado y periodista, trabajó como corresponsal de guerra durante más de tres décadas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído