Escaño Cero – «Dinero ¿para qué?»


MADRID, 2 (OTR/PRESS)

Mientras sus señorías hincan el diente a los Presupuestos Generales del Estado para 2015 nos enteramos que los consejeros de Caja Madrid, con Blesa y Rato a la cabeza utilizaban una tarjeta de crédito de la entidad para a la que cargaban desde trajes, a comidas, viajes, etc. Eso sí, al mismo tiempo desde la entidad se convencía a muchos incautos de que invirtieran sus ahorro en las «preferentes», así que mientras unos se arruinaban otros engordaban sus cuentas corrientes.
Al parecer Rodrigo Rato y algún otro consejero han devuelto el dinero gastado con esa tarjeta de crédito, pero otros consejeros se dicen inocentes e intentan justificar que los gastos que realizaron eran acordes a la gestión que desempeñaban. O sea el colmo de la caradura.
Por lo pronto Pedro Sánchez, que quiere hacer bueno su compromiso contra la corrupción, ha anunciado que expulsará del PSOE a los consejeros socialistas que estaban en le entidad y que dieron tanto aire a la tarjeta de crédito.
Lo cierto es que resulta escandaloso como en nuestro país algunos han gastado dinero a manos llenas, dinero, por lo que no es de extrañar que la gestión de Caja Madrid haya sido tal desastre que se haya tenido que rescatar con el dinero de los ciudadanos.
Pero mientras la sociedad ha tenido que gastar el dinero en rescatar a los bancos no se ha podido dedicar a otras cosas. Así tenemos que los recortes en los Presupuestos de años pasados continúan hoy.
No sé a ustedes, pero a mi se me llevan los demonios cuando pienso en el escaso presupuesto para la Cultura, la Educación, el I+D, las pensiones…. Por ejemplo para el año que viene las bibliotecas públicas lo continuarán pasando mal, porque no se les va a dotar de dinero suficiente para comprar los libros necesarios y para su mantenimiento. Por no hablar de la Biblioteca Nacional que también se las ve y se las desea con el presupuesto exiguo del que va a disponer. Lo mismo sucede con los archivos históricos, y puestos a menguar también menguan los presupuestos para la protección del patrimonio artístico.
En Educación disminuye el dinero para becas también para los Erasmus. En cuanto a los pensionistas su nivel adquisitivo va a continuar estancado.
Y da rabia, sí, da rabia que buena parte de nuestros impuestos hayan ido a rescatar bancos o cajas en las que como en Caja Madrid, sus directivos y consejeros vivían a lo grande, tiraban de tarjeta, se gastaban fortunas para que después hayamos sido los ciudadanos los que hayamos terminado pagando sus trajes, y sus viajes.
Como produce una enorme indignación que en los Presupuestos se contemple una buena partida para gastos electorales, ya saben mítines, cartelería, etc. O que haya que continuar subvencionando las fundaciones de los partidos.
En fin, me parece a mi que los poderes públicos deberían de ser más cuidadosos a la hora de gastar el dinero de los ciudadanos. No es de recibo que paguemos las facturas de Blesa y compañía y haya jóvenes que se queden sin beca.
En estos años de crisis se nos ha impuesto a los ciudadanos unas recetas de austeridad que han terminado empobreciendo a muchas familias. Ya está bien de austeridad para unos, y barra libre para otros. Y luego algunos se enfadan cuando desde «Podemos» se refieren a la clase política en general como «casta».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído