Carmen Tomás – España, ¿la estrella de Europa?


MADRID, 14 (OTR/PRESS)

Se cumplieron los anuncios y el gobierno alemán decidía ayer rebajar sus previsiones de crecimiento de la economía para este año y el que viene. Realmente le han pegado un enorme recorte a sus perspectivas. Este año, el PIB alemán crecerá el 1,2 por ciento en lugar del 1,8 por ciento y el año próximo un 1,3 por ciento frente al 2 por ciento estimado. Lógicamente hay preocupación entre las autoridades de la eurozona y en particular de las españolas. Si Alemania se frena, se frenarán los demás socios y difícilmente España podrá quedarse al margen. Cierto que España ha hecho reformas importantes como la del mercado laboral o la del sistema financiero, pero nuestros mayores compradores son los europeos y si estos ralentizan su crecimiento nos atraparán. Es cierto también que nuestras empresas han abierto nuevos mercados, algunos inéditos y que hay esperanza en que la demanda interna repunte y ayude a la demanda exterior. Pero, esto habrá que verlo.
En todo caso, y a la vista de las previsiones y de lo que ya se va conociendo de los trimestres pasados, España ha logrado darle la vuelta a la tortilla y ahora la situación es infinitamente mejor que hace un año y mucho más que hace dos años. Algunos expertos internacionales, además del FMI, nos ven como alumnos aventajados. Incluso alguna prensa alemana habla del milagro español, de la estrella europea, más ahora que Alemania se para, Francia no arranca e Italia ni so ni arre. Por supuesto, que queda mucho trabajo por hacer. Parece que el ministerio de Empleo estaría en darle algún toque a la reforma laboral, en Hacienda avanzan con la reforma fiscal ya en tramitación parlamentaria y en otras áreas lidian con la liberalización de algunos sectores para generar más competitividad y ayudar al crecimiento y a la generación de empleo.
Va a ser complicado que España quede a salvo de esta ralentización europea, aunque hay otros muchos expertos que confían en que el BCE no se va a quedar de brazos cruzados y aunque sus recetas no gusten a todos, si salvaría la situación y sobre todo impediría que Europa entre en una tercera recesión que sería letal para todos. Ahora bien, hay que tener claro que el diseño del estado del bienestar europeo no se va a poder mantener por mucho más tiempo, así que cuanto antes nos pongamos a reformarlo y a darle viabilidad mejor. No verlo o aplazarlo es un suicidio.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído