Carmen Tomás – El tamaño del Estado, a debate


MADRID, 21 (OTR/PRESS)

No sé si los Presupuestos Generales del Estado para 2015 son los de la recuperación como asegura el gobierno. No me ha dado aún por la adivinación. Sin embargo, tampoco creo que se pueda decir que son antisociales como asegura prácticamente toda la oposición o para el 10 por ciento de españoles que más tienen, como ha mantenido el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. Sí puedo sostener, a la luz de los datos que contiene, que hay cosas que si no se corrigen son profundamente injustas y otras que no lo son de ninguna manera. También se puede decir que si la evolución de la economía de la eurozona sigue por el camino que lleva ahora, las previsiones de crecimiento del PIB y la evolución de los ingresos se puede quedar tocada. Ignoro si el gobierno tiene un plan «B» para este supuesto, pero creo que debería pensar en recortes de gasto adicionales si quiere cumplir, sería deseable que fuera gasto improductivo donde todavía hay bastante que rebañar. Ayer en el debate de totalidad en el Congreso el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aseguró que es un «mito» que la Administración sea gigante. De hecho, asegura el ministro que está en niveles semejantes a los de 2004. Y esto sí es opinable. Una gran mayoría de españoles y de economistas creen que sí es grande, incluso elefantiásica y que hay que hacer más en este terreno tanto en el tamaño como en la eficacia.
En todo caso, que la marcha de Europa sea mejor de lo que es ahora y entonces habrá que concluir que la economía española sigue por la senda de la recuperación. El BCE está dispuesto a poner toda la carne en el asador, incluso podría estar pensando no sólo comprar más deuda pública sino bonos de empresas, corporativos en el mercado secundario para estimular el crecimiento. Lógicamente, se podría ser más ambicioso. Sin ninguna duda. El paro continúa siendo el gran drama de este país y para las cuentas un gran lastre. Pero también lo son la partida destinada a pensiones o al pago de la deuda. Los tres asuntos capitales que preocupan y ocupan a los economistas y a los que aún no se ha encontrado una solución que nos asegure el mantenimiento del estado del bienestar tal y como lo conocemos ahora. Hay que contar además con la reforma fiscal que se llevará este año un buen pellizco de los ingresos y habrá que ver si se es capaz de aumentar esa partida en línea con las previsiones tanto por la lucha contra el fraude como por el aumento de la actividad de empresas y familias. En fin, que habrá que esperar como cada año, para ver si el gobierno es capaz de cumplir sus previsiones en un momento de turbulencias y de incógnitas sobre el comportamiento de los grandes de Europa.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído