Andrés Aberasturi – ¿Negociar qué?


MADRID, 11 (OTR/PRESS)

Bien sabe Dios que lo siento mucho pero ya sea por mi ignorancia o mi torpeza, sigo sin entender ni del todo ni en parte, no tanto cual es el problema o los problemas sino más bien en qué consistirían las soluciones que al parecer mucha gente exige de unos y de otros. Lo primero que me llama la atención es lo del «encaje» de Cataluña en España: ¿se sabe exactamente por qué no encaja, dónde está el problema? Es que no termino de entender de qué va la cosa porque se ha demostrado hasta la saciedad que no hay ni robo ni maltrato económico; tampoco hay precedente histórico de independencia -léase a Pere Gimferrer sin ir más lejos- ni otra cosa que no sea una vieja rivalidad deportiva que parece haber hecho metástasis en un determinado sector catalán elevando a categoría lo que no pasa de ser una anécdota. Otra cosa sería el tema del idioma, algo a proteger en cualquier caso, pero sin que esa protección suponga ni imposición obligatoria ni exclusión de nada.
Entonces ¿de qué estamos hablando? ¿Qué puede negociar Rajoy con Mas que no sea la fecha de la secesión? Porque a lo largo de estos meses ha quedado claro que si bien en un principio se esgrimieron razones de orden económico, gracias a Esquerra Republicana ya tenemos todos la idea de que no hay otra solución que la independencia. ¿Qué es entonces lo que hay que negociar? ¿Estamos hablando de sentimientos o de dinero? En todo caso lo que no se puede admitir es la llamada «singularidad» ¿Por qué va a ser singular Cataluña y no Andalucía, Galicia o Canarias? ¿Por qué Madrid no va a ser igual de singular? Lo que de ninguna manera podría asumirse es confundir singularidad con trato de favor respecto a otras comunidades del mismo estado. Por eso Esquerra lo que reclama hoy es, sencillamente, la independencia que nunca tuvo Cataluña.
La respuesta del PSOE es la reforma de la Constitución. Bien, pero ¿en qué consiste esa reforma? Porque no vale predicar una verdad como absoluta sin decirnos cómo llegar a ella. Hagamos una España federal. De acuerdo pero ¿satisfaría eso a los creadores del problema? ¿Es eso lo que piden Mas y Esquerra? Ya han dejado claro que no, que la única solución es la independencia. Aceptemos entonces la reforma constitucional y hasta el federalismo pero para solucionar unos problemas que no son los que han protagonizado el 9N y aceptemos esa reforma siempre que se nos explique qué se va a reformar aparte del calendario de vacunaciones. Porque en el tema del reparto de los dineros, cada comunidad tiene su queja y no parece que el sistema actual sea el más justo. Pues que se arregle este asunto de la mejor forma posible y se retoque lo que haya que retocar pero sabiendo que esa no es la solución que quieren los soberanistas catalanes. El problema del famoso «encaje» va a seguir tanto en una España autonómica como federal. ¿Qué se puede o se debe negociar entonces? ¿Hay alguna alternativa a la secesión? Yo no he oído nada a este respecto desde hace mucho por parte ni de ERC ni de Convergencia.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído