Cayetano González – El GPS del PSOE


MADRID, 19 (OTR/PRESS)

La anécdota protagonizada la pasada semana por el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, perdiéndose en el camino cuando se dirigía a la Universidad George Mason en el estado de Virginia para mantener una reunión con profesores y alumnos de ese centro académico, ha sido aprovechada por algunos para sacarle punta a la capacidad de liderazgo del actual dirigente socialista. El twitter escrito por el Rector de la citada Universidad: «espero que Sánchez pueda dirigir mejor un País que un GPS» fue sencillamente demoledor para la imagen de su destinatario.
Pasados sólo seis meses desde que Sánchez fue elegido en unas ejemplares elecciones primarias como secretario general del PSOE, las dudas sobre su capacidad para liderar el proceso de renovación ideológica y de recuperación electoral del partido fundado por Pablo Iglesias -no confundir con el líder de Podemos…- van en aumento. Casi todas las encuestas conocidas en las últimas semanas -desde la hecha por el CIS, hasta las publicadas por diferentes medios de comunicación- ponen en evidencia que el PSOE no levanta cabeza en intención de voto y que incluso desciende respecto al resultado obtenido por su anterior secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, en las últimas elecciones generales de noviembre de 2011, que dicho sea de paso, fue el peor registro electoral de los socialistas desde la transición democrática.
El gran adversario político y electoral del PSOE en estos momentos no es el PP como algunos dirigentes socialistas quieren hacer ver, sino Podemos. La batalla está en la izquierda y de momento, al menos en las encuestas, la va ganando la nueva formación política de los Iglesias, Monedero, Errejón y compañía. Una vez laminada Izquierda Unida, el caladero de votos más importante para Podemos está en esos votantes del PSOE desencantados con este partido por los casos de corrupción que le afectan, por su difuminado proyecto político e ideológico, o por otra serie de motivos. Si el PSOE no es capaz de reaccionar en los próximos meses, de definir su perfil y su espacio político que le haga recuperar a los miles de votantes perdidos en los últimos años, su horizonte electoral será bastante oscuro.
Uno de los principales problemas de Pedro Sánchez es que no tiene mucho tiempo para conseguir recuperar a su partido. Las elecciones municipales y autonómicas de mayo van a ser su gran prueba de fuego. Si en dichas elecciones, el PSOE no solamente no recupera poder municipal o autonómico sino que además pierde apoyo electoral, entonces serán muchas las voces que desde dentro del PSOE y en sus aledaños pedirán a la actual Presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que dé un paso al frente, que deje Sevilla y se vaya a Madrid a dirigir la maltrecha nave socialista.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído