Más que palabras – Grecia y la nada.


MADRID, 17 (OTR/PRESS)

Cuentan algunos corresponsales en Bruselas que Alexis Tsipras y Angela Merkel han tenido dos choques de trenes en una sola semana. Atenas rechazó solicitar una ampliación de seis meses del actual rescate y abrió una suerte de minicrisis institucional en la Eurozona que en las últimas semanas ha sido incapaz de acercar posturas con el gobierno del país heleno. Los Griegos siguen en sus trece se niegan aceptar la Troika y también a prolongar el rescate por lo que suenan tambores de guerra y el más afectado es el débil.
El hecho es que el eurogrupo ha dado ultimátum a Grecia para que solicite la ampliación antes del viernes y las espadas siguen en alto. El ministro de Finanzas griego Yanis Varoufakis ha estado mareando la perdiz, ganando tiempo con el argumento de que estaba dispuesto a firmar un acuerdo, hasta agosto, porque Grecia se compromete a no adoptar medidas fiscales ni que impliquen cambios para la estabilidad financiera. A cambio de cierta condicionalidad.
En resumidas sumidas cuentas bla, bla, bla con el ánimo de mirar a sus electores y dar la apariencia de que llevarán su programa electoral hasta la su ultimas consecuencias. «Europa en su infinita sabiduría ha decidido lidiar con esta bancarrota cargando el mayor préstamo de la historia sobre los hombros más frágiles», dijo demagógicamente. Pero la realidad es que las cosas no salen gratis, y el panorama en ese país es muy inquietante.
Su economía se ha parado con una caída del PIB del 0,2 por ciento; sus ingresos públicos sufren un deterioro evidente y la banca se enfrenta a una huida de capitales de 20.000 millones desde noviembre. Estos son los hechos y, por lo tanto, se pueden hacer cuantas florituras se quieran pero, al final, a quienes menos les interesan los portazos y las puestas en escena teatrales son a los griegos.
Está claro que las deudas se pagan y el nuevo gobierno puede ponerse del revés pero tendrán que pagar, con mas flexibilidad o menos pero pagar, porque si no lo hacen quienes salimos escaldados de ésta somos todos los demás miembros de la Unión. El Eurogrupo lo que dice es que Grecia cumpla sus compromisos porque por mucho que hayan cambiando de gobierno eso no significa hacer borrón y cuenta nueva. Tienen razón. Al final después de tanto tira y afloja lo que han dicho es ¡basta ya! y Grecia se ve entre la espada y la pared: o una extensión del programa de rescate o nada. Tiene de plazo una semana pero el 28 de febrero será el día «d» y si no hay reacción se quedará sin dinero comunitario para pagar sueldos a los funcionarios y los servicios sociales básicos ¿hay una manera más clamorosa de que el gobierno de Tsipras incumpla su programa?

Además hay otro factor poderosísimo que podría actuar y es que si el BCE decide cerrar el grifo del que depende la banca helena: los fondos de la línea de liquidez de emergencia, las entidades financieras se quedarían si nada y nada es nada.

OFERTAS PLATA

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 21 Y EL 40% !!!

Te ofrecemos un amplio catálogo de ofertas, actualizadas diariamente

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído