Fermín Bocos – Debate demediado


MADRID, 24 (OTR/PRESS)

Por primera vez en los 25 años que cumple el Debate sobre el estado de la Nación, lo dicho dentro de la Cámara no recoge el sentir de todo los españoles. ¿Por qué? Pues, porque según los estudios demoscópicos que venimos conociendo en los últimos meses hay otras opciones que han irrumpido con fuerza en la arena política nacional. Concretamente dos: Podemos y Ciudadanos. ¿Qué supone semejante novedad nunca antes contemplada en el cuarto de siglo que llevamos con este tipo de debates programados a fecha fija? Algo esencial. Que lo que se dice en el Hemiciclo adolece de conexión con una porción importante de nuestra sociedad. Con un tercio largo de españoles que viven y procesan la realidad política nacional con otra sensibilidad y un proclamado anhelo de cambio. Para bien o para mal. El tiempo dirá y pondrá a cada uno en su sitio. Pero lo cierto es que por primera vez desde que en 1978 iniciamos la aventura (aplomada, en su conjunto) de la Transición, hay actores nuevos sobre el escenario que exigen reformas importantes en el guión (Ciudadanos) o un cambio copernicano de la hoja de ruta del sistema (Podemos). La novedad que subrayo no resta un átomo de legitimidad a quienes representan al Partido Popular, al PSOE o a las restantes fuerzas presentes en el Parlamento como resultado de la votación democrática realizada el 20 de Noviembre de 2011. Lo que digo es que los discursos y, sobre todo, los propósitos y proyectos que allí se anuncien estos días habrá que recibirlos con una cierta sordina visto que en unos meses vamos a tener elecciones en los tres rangos que conforman la pirámide institucional: municipal, autonómica y estatal y que todas las encuestas anuncian cambios importantes en la intención de voto de los ciudadanos. A eso quería referirme al considerar que este año, el Debate es un debate demediado porque, como decía, algo más de una tercera parte de los españoles tienen intención de votar a estos dos partidos que no participan en el Debate sobre el estado de la Nación. «Panta rei», todo fluye en el río de la política, aunque a veces se presenta de manera un tanto oscura.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído