Fermín Bocos – En la cuerda floja.


MADRID, 3 (OTR/PRESS)

No hay precedentes. Nunca había sucedido que el más alto representante del Estado en una comunidad autónoma -en este caso, Ignacio González, presidente de Madrid- denunciara que estaba siendo víctima de un chantaje y que los presuntos chantajistas… ¡eran dos comisarios de Policía! La acusación es tan grave que cabía esperar que los señalados: José Villarejo y Enrique García Castaño, reaccionaran. Así lo ha hecho el primero de ellos, acudiendo a la Fiscalía para denunciar a quien le acusa de chantaje. Ya digo que hechos como estos engordan el inventario de lo insólito. Cuando menos en España. También llama la atención la soledad del político. Se diría que sus compañeros de partido han dejado solo al dirigente madrileño. Desde el PP, el «número tres», Carlos Floriano, se ha desmarcado del caso. Y desde el Ministerio del Interior, organismo del que dependen los comisarios acusados, lo que ha trascendido es un formidable silencio que no sería exagerado interpretar como apoyo a los dos policías. En ese registro habría que incluir, también, unas palabras del secretario de Estado de Relaciones con las Cortes (José Luis Ayllón, político próximo a Soraya Sáenz de Santamaría, a quien acompaña fama de seriedad), asegurando que «En este país la Policía actúa de forma correcta y conforme a las normas y si hubiera alguna cuestión serían los propios responsables de la Policía los que deberían dar explicaciones, aunque -añadió- estas circunstancias por el momento, no nos constan». Al ser preguntado por la madre de todo este asunto: el famoso ático de origen confuso que Ignacio González posee en Estepona (Málaga), razón de la controvertida investigación policial que habría dado pie a todo este asunto, Ayllón fue lapidario: «Al Ejecutivo, ni le preocupa ni le deja de preocupar». Ya digo, lapidario. De epitafio político. Visto lo visto y conociendo cómo es Mariano Rajoy -de quien depende la decisión última a la horas de designar los candidatos de sus partido-, no parece que el ciudadano Ignacio González pueda culminar su sueño confeso de ser el elegido. Está en la cuerda floja y todo hace pensar que le dejarán caer. Pronto saldremos de dudas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído