Carmen Tomás – Europa pierde la paciencia con Grecia


MADRID, 10 (OTR/PRESS)

Las propuestas del gobierno griego vuelven a la escena europea de donde en realidad nunca se fueron. Mañana se reúne el Eurogrupo y desde luego el «feeling» no puede ser peor. Expertos de Alemania aconsejan que Grecia vuelva al dracma para poder devaluar y así intentar empezar un nuevo camino que lo aleje de la suspensión de pagos. Un nuevo rescate no parece tener muchos adeptos a la vista del resultado de los dos anteriores. Mientras, la troika se desplaza a Grecia a echarle un ojo a las cuentas y veremos qué es lo que se encuentran.
Los ministros de Finanzas, por boca de sus gobiernos, y algunos representantes de las más altas instituciones europeas, están convencidos de que Grecia no va a hacer los deberes y quiere los pagos pendientes para llevar a cabo medidas que no van a ir al corazón de los problemas. Muy al contrario, muchos están convencidos de que el dinero se marchará por recovecos que no lograrán sacar a Grecia del agujero. No hay reformas de calado, de estructuras empresariales, laborales, fiscales que puedan poner algo de orden en el desmadre en que se ha convertido la economía griega. De hecho, el presidente del Eurogrupo ha dicho en las últimas horas que las autoridades griegas y las europeas están perdiendo el tiempo.
El problema es que hay todavía quien piensa que la salida de Grecia del euro puede afectar a la economía europea y más allá. Sin embargo, el momento actual con un BCE comprando deuda desde el lunes por 60.000 millones mensuales (no la de Grecia y Chipre) no nos llevaría a una crisis de deuda como se temió en anteriores rescates, así que no pasaría nada de calado si Grecia saliera del euro. Al fin y al cabo, la economía griega aporta apenas un 2 por ciento al conjunto europea. El problema es quizás más político que económico. Y en esas estamos, mientras la coalición de gobierno salida de las elecciones, incluso en el seno de las filas de Syriza, se han abierto grietas ante la imposibilidad de sacar adelante el programa prometido a los griegos. El lío es tal que hasta el ministro de Finanzas habla ya de referéndum sobre la permanencia del país en el euro. La solución no es fácil y tampoco parece que vaya a ser rápida.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído