Cayetano González – Un partido largo.


MADRID, 16 (OTR/PRESS)

Utilizando el símil deportivo, tengo para mí que a la formación política que ha estado más en boga en los últimos meses, Podemos, el partido se le está haciendo demasiado largo. Ellos nunca han ocultado que su objetivo principal es ganar las próximas elecciones generales para estar en condiciones de presidir el Gobierno. El problema es que esas elecciones no tendrán lugar hasta finales de año, y mientras tanto habrá otras citas con las urnas que dirán hasta donde llega el «músculo» de la formación liderada por Pablo Iglesias. Concretamente, este próximo domingo tendrán lugar las elecciones en Andalucía; a finales de mayo municipales en toda España y autonómicas en trece Comunidades, y en setiembre en Cataluña.
Después de su indudable éxito en las elecciones europeas del pasado año -obtuvieron 5 eurodiputados gracias al 1.250.000 votos que recibieron- Podemos vivió momentos de auténtica gloria. Todo el mundo hablaba de ellos; la presencia de sus principales líderes -Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero e Iñigo Errejón- en los platós televisivos era casi constante; las encuestas les han venido dando en los últimos meses unas importantes expectativas de voto. Pero junto a todo lo anterior, han empezado a torcérseles algunas cosas. Desde diversos enfrentamientos internos para controlar la organización, hasta algunas actuaciones irregulares que han salpicado a varios de sus dirigentes.
El caso más sonado ha sido el posible fraude fiscal cometido en su día por Monedero al no declarar correctamente ciertas cantidades de dinero recibidas desde Venezuela, lo que le obligó a hacer recientemente una declaración complementaria a Hacienda. Las explicaciones dadas por este dirigente de Podemos llegaron tarde y fueron insuficientes. Errejón también ha tenido sus problemas a raíz de descubrirse que estuvo cobrando durante un cierto tiempo 1.800

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído