Escaño cero – La economía no basta


MADRID, 31 (OTR/PRESS)

No hay día en que desde el Gobierno o el PP no nos abrumen con cifras y datos, emanadas de organismos internacionales, que avalan que España está saliendo de la crisis. De manera que sí, admitamos que la economía va mejor y se nota, pero eso no tiene por qué traducirse en votos para el PP por más que algunos dirigentes del PP no lo terminen de encajar.
Es verdad que la herencia de Rodríguez Zapatero fue nefasta, entre otras cosas porque frívolamente se dedicó a negar la crisis cuando ya estábamos inmersos en ella, por eso el PSOE recibió su merecido en las urnas. Pero el PP puede también recibir su merecido, no solo porque no ha cumplido muchas de sus promesas electorales, sino porque su medicina para salir de la crisis ha dejado maltrechos a miles de ciudadanos. Los recortes en Sanidad y Educación, la reforma laboral que ha dejado en la calle a tantos y tantos trabajadores, y otras medidas similares han empobrecido nuestra sociedad y sobre todo han dejado en la marginalidad a muchos ciudadanos.
Las cifras oficiales apuntan que se está creando empleo, pero ¿qué clase de empleo? Y la respuesta es obvia: empleo de poca calidad. Hay que trabajar más pero se gana mucho menos dinero y además los trabajos son precarios. De manera que, por mucho que el Gobierno crea que ha hecho los deberes bien, aplicando las recetas impuestas por la UE y sobre todo por Alemania, y que por tanto nuestra economía va mejor, no va a encontrar a nadie que le aplauda.
Los resultados electorales que el PP ha obtenido en Andalucía son una evidencia del descontento profundo de la sociedad. Si Mariano Rajoy y los suyos creen que vendiendo que nuestra economía está saliendo de la crisis es suficiente para que los ciudadanos les voten, entonces es que han perdido el pulso del sentir de la calle.
La sociedad está enfadada, profundamente enfadada con Rajoy y con el PP, además de escandalizada por los casos de corrupción que afectan, eso sí, además de al PP, a otros partidos. El bipartidismo ha sufrido un envite en Andalucía con la irrupción de Podemos y Ciudadanos, tendencia que, según las encuestas, va a consolidarse en las próximas citas electorales.
El PP tendrá que buscar otro «relato» que no sea solo el económico si quiere no seguir perdiendo votantes. La cuestión es si tiene algo más que ofrecer y si aún le queda suficiente credibilidad para que los ciudadanos vuelvan a tener confianza en sus siglas. Esa es la cuestión.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído