Pedro Calvo Hernando – Y ahora, noviembre


MADRID, 26 (OTR/PRESS)

Tras el cataclismo del PP, resulta que Mariano Rajoy sigue siendo un calco de sí mismo, como, por lo demás, todo el mundo esperaba. Es inaudito: que el partido triunfador es el suyo, que descarta cualquier cambio en el Gobierno y en el partido y que él es el mejor candidato para las elecciones generales. Sobran los comentarios. Resulta que es que lo que tienen que hacer es ser más cercanos y comunicar mejor. Inaudito de nuevo. ¿Tampoco va a cesar a Cospedal de la secretaría general? Es capaz. Y nada sobre la contundente derrota, ni la inconmensurable pérdida de poder, ni los dos millones y medio de votos evaporados. ¿Seguirán con el mono-relato de la economía? Seguro. Ni media palabra del profundísimo cambio que ha llegado y que comienza tras el 24-M. Ni una mención a Manuela Carmena, Ada Colau, Mónica Oltra. Ni a la ganancia previsible de poder del PSOE, a pesar de que ha perdido 700.000 votos. Silencio sobre la eclosión de las plataformas populares en lugares señeros de la geografía patria. La realidad no existe para ellos. Solo agarrarse a la posibilidad de conservar algún poder gracias a Ciudadanos, que no se lo va a poner fácil. Una levísima mención a la corrupción, que «podría haberles perjudicado algo».
Se han despeñado la emblemática Esperanza Aguirre, la eterna Rita Barberá, el moderado Alberto Fabra, la ininteligible Dolores Cospedal, el pintoresco De la Riva y así todo lo que quieran. Ahora el PP a mendigar migajas a Ciudadanos, y la izquierda (partidos, agrupaciones, plataformas, etc.) a dar forma al sueño nacido el 15-M de 2011 en la Puerta del Sol. «Ha pasado algo muy importante», resumía horas atrás Manuela Carmena en «El Intermedio», esta mujer que globaliza aquellos sueños de la verdadera regeneración democrática y de limpieza de la vida política. No dudo de que A.M. Carmona esté a la altura de su demostrada inteligencia. Y no dudo de que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias estarán a la altura de su responsabilidad histórica para facilitar los pactos en toda España. Yo defendí la unidad preelectoral de la izquierda. Quizá me equivocaba y era mejor la poselectoral, para negociar programas y actitudes con los resultados de las urnas en la mano. Aun a riesgo de caer en el tópico, digo que el gran cambio está en marcha y que se culminará un día de noviembre, el día de las elecciones generales, cuando Sánchez e Iglesias pongan a Rajoy en su sitio.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído