Carlos Carnicero – De la contrarrevolución conservadora al cambio.


MADRID, 14 (OTR/PRESS)

En el universo de Esperanza Aguirre y de Rita Barberá se había establecido el paradigma de que a los poderosos había que allanarles el camino porque su riqueza soltaba migajas que salpicaban a todos. El asentamiento de la corrupción favoreció la riqueza instantánea. Y con ella, salarios, aunque magros y temporales. Los recortes han sido tan insoportables, adobados de corrupción, que han desalojado a la derecha de los grandes ayuntamientos. Han perdido Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia y Zaragoza. ¡Casi nada!

Ya no se recuerda la ensoñación de la ciudad del juego que iba a desarrollar la baronesa complaciendo al magnate Andelson, incluso levantando la prohibición del tabaco en sus tugurios de lujo. Si se van a crear puestos de trabajo, que importan las mafias del juego. Ecuaciones meramente utilitaristas. Católicos, excepto de la cintura para abajo y de la ruleta de la suerte.
Aquello no salió bien solo porque las autoridades madrileñas no se bajaron suficientemente los pantalones. A Andelson se lo ponían más fácil en Macao. Deslocalización del vicio. La nueva era del ladrillo fácil se ha retrasado un poco. Ahora, con los nuevos ayuntamientos y comunidades, se aplazará indefinidamente. Espero. Ahora deben revisar la privatización de servicios mediante contratas. Espero que Carmena revoque la que gestiona los parquímetros de Madrid, en donde hace casi hace falta ser titulado para introducir los datos. Si te equivocas en algo, pagas multa como si no hubieras sacado el papelito. Se urbanizará algo más que las millas de oro de las ciudades y los marginados volverán a ser ciudadanos.
Imagínense, pongo por caso, que la despedida de Rita Barberá Y Esperanza Aguirre, arquetipos de la era municipal que se ha acabado, fuera una mesa de camilla. Junto a Manuela Carmena y Ada Colau. Té con pastas para las primeras y café con leche para las segundas. Y de fondo, un nuevo tamayazo que no ha sido posible porque hubiera sido insoportable. Candidatos, tentados, los ha habido seguro. No se han atrevido.
El lobo, del que tanto han avisado los pastores de esta sociedad financiera, ha llegado por fin. Y no se han comido ningún cordero. Los lobos tienen que demostrar que saben gobernar para quienes no han tenido nunca padrino.
Se abre un tiempo de incertidumbre hasta las elecciones generales. Desde el 14 de abril de 1931, En España los cambios siempre han empezado en unas elecciones municipales. En 1979, los pactos entre el PSOE y el Partido Comunista en los ayuntamientos potenciaron el gran cambio político en las elecciones generales de 1982. Luego, 13 años de gobierno socialista, hasta que los episodios de corrupción que emergieron en el último tramo de los gobiernos de Felipe González, propiciaron la eclosión del aznarismo. Hizo falta que Baltasar Garzón, Pedro J. Ramírez y José María Aznar sincronizaran su ofensiva para tomar La Moncloa. Se utilizaron los muertos del Gal para escalar el castillo. Daba igual. «¡Váyase señor González!»

En parte hemos vuelto a la casilla de salida. La corrupción destapada en los últimos años ha puesto al PP contra las cuerdas. La diferencia es que ahora el PSOE no es fuerza hegemónica, aunque objetivamente, con menos votos tiene mucho más poder municipal que antes del 24 de mayo.
Si los nuevos ayuntamientos consiguen en menos de seis meses demostrar que son eficaces y gobiernan para la mayoría, en las generales se puede consumar un cambio político difícil de gestionar por la fragmentación de la izquierda y las incógnitas que todavía penden sobre el partido o movimiento en torno a Pablo Iglesias.
Es esta un película de riguroso estreno. Madrid, gobernada por una mujer que siempre ha sido de izquierdas, con más de setenta años y que ha generado una suma de votos procedente de distintos sitios. Conozco a mucha gente que ha votado a Carmena para el ayuntamiento y a Gabilondo para la Comunidad Autónoma. No es solo una revolución de jóvenes intrépidos sin complejos. Esto tiene calado intergeneracional.
Y en Barcelona, la luchadora contra los deshaucios, Ada Colau, ha introducido su camiseta en la Plaza de Sant Jaume.
Resulta que ahora si hay dinero para becas escolares. Que se pueden hacer gestiones rápidas con la Banca para parar los desahucios. Que los comedores escolares para niños sin recursos se pueden abrir en verano. Que alguien está dispuesto a hacer algo frente a las estadísticas de desnutrición infantil en el país de la abundancia.
Ha cundido la alarma en el universo de los biempensantes. Rita Barberá y Esperanza Aguirre ya no están en la pomada, aunque seguirán enredando en la medida que puedan. Los cambios siempre son así. Producen adhesiones y pánico. Y en esa dialéctica ha discurrido la historia. Me he pedido un asiento en primera fila para no perderme detalle.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído