Desde el parqué – Mantener la austeridad, devolviendo esfuerzos.


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

La bolsa española ha vivido su mejor mes desde febrero, pero han sido demasiadas las incertidumbres que han pesado sobre los inversores y las que vendrán en los meses próximos. Los problemas de Grecia no se van a enderezar. Tsipras sigue teniendo problemas en su partido y en la coalición de gobierno y el FMI parece poco dispuesto a participar en el tercer rescate. Además, en Estados Unidos sigue planeando la subida de los tipos de interés. Con todo, lo peor lo vamos a tener en España. La incertidumbre política que levantan las elecciones en Cataluña y las generales, ambas antes de que acabe el año, van a suponer, ya lo están haciendo, un claro retraimiento de las inversiones. En todo caso, las previsiones sobre crecimiento y empleo siguen siendo positivas. Lo fueron y mucho en el segundo trimestre del año. Según datos del INE el PIB del segundo trimestre subió un 1 por ciento y la economía ya crece a tasas del 3,1 por ciento.
Precisamente, para que se mantenga la confianza en España y transmitir tranquilidad y responsabilidad, el gobierno aprobaba el viernes el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para 2016. Unas cuentas que reducen el gasto de las Administraciones, pero que sin embargo por el aumento de la actividad y la mejora del empleo y de la recaudación va a acometer una subida de los salarios de los funcionarios y de las pensiones, va a dedicar más recursos a la inversión, I+D+I, becas y en general gasto social. El presidente del gobierno en su presentación del viernes explicó que la recuperación es indiscutible, que podemos haber entrado en círculo virtuoso, aunque sin olvidar que aún millones de españoles no han encontrado un puesto de trabajo. La premisa de estas cuentas, que han sido tachadas de electoralistas, es repartir, ahora que hay más recursos disponibles, pero manteniendo la austeridad, ya que el déficit público tiene que reducirse prácticamente a la mitad. El martes conoceremos los detalles del proyecto de ley, pero ya sabemos que de cada 100 euros de gasto, 39 se dedicarán al pago de las pensiones, que suben un 0,25 por ciento; 7 a prestaciones por desempleo y políticas activas de empleo y 8 a gasto social.
El presidente Rajoy, que explicó que España ha pasado de una situación de «pre-quiebra a una de claro equilibrio», se mostró sin embargo muy preocupado por la sostenibilidad del sistema de la Seguridad Social y no sólo en España sino toda Europa. Hay que sumar cotizantes y cotizaciones para mejorar el ratio trabajadores/pensionistas. Hoy, algo más de 17 millones de trabajadores sostienen las pensiones de 9,3 millones de jubilados.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído