Escaño cero – «Qué vergüenza»


MADRID, 6 (OTR/PRESS)

Hoy es uno de esos días en que voy a dejar «aparcadas» las consecuencias de las elecciones catalanas, lo que dice Rajoy, lo que dice Sánchez, lo que contesta Iglesias, lo que se cuece en Ciudadanos, etc, etc.
Sí, hoy es uno de esos días en que siento que me carcome la indignación cuando leo en un periódico(El País) que el Presidente de la Asociación de Profesores de Filosofía, Enrique Mesa, se está movilizando, para defender la Filosofía como asignatura. Resulta que es una asignatura optativa en nuestros sistema de enseñanza, de manera que muchos niños saldrán de las escuelas e institutos sin haber dado esta materia.
No sé quién es el «genio» que ha tomado esa nefasta decisión pero me parece que, sea quién sea, es alguien al que le importa un pimiento la educación y la formación de nuestros hijos.
En realidad la Filosofía, como la Historia y otras asignaturas que entran dentro de Humanidades, han sido baqueteadas tanto por los gobiernos del PSOE como por los del PP. De manera que hoy en día es bastante habitual que los chicos que llegan a la Universidad, e incluso cuando salen ya con un carrera hecha, desconozcan quienes se enfrentaron en la batalla de Lepanto, si Aristóteles es un futbolista o vaya usted a saber quién, como es una columna dórica, o si Cleopatra es una crema o acaso algo más.
La Filosofía nos enseña a pensar, ayuda a desarrollar el sentido crítico, incluso a entendernos a nosotros mismos.
Lo malo es tener que decir lo obvio. En realidad los ministros de Educación del PSOE y del PP han basado sus mandatos los primero en suprimir la Religión como asignatura, los segundos por imponerla. Y eso sí, todos se han mostrado preocupadísimos porque los críos estudien con «las nuevas tecnologías», como si el continente fuera más importante que el contenido.
Verán en mi opinión debería de ser obligatorio el aprendizaje de la Filosofía, Historia, Literatura, Historia del Arte, y si, también historia de las religiones (que no es lo mismo que Religión), porque de lo contrario es difícil que nadie entienda incluso lo que está sucediendo hoy en Siria.
Sí, son muy importantes las nuevas tecnologías, pero las de Humanidades lo son también, y erradicarlas de nuestro sistema educativo supone que nuestros hijos no es que vayan a ser menos cultos, es que no tendrán herramientas para entender siquiera lo que sucede a su alrededor por mucho que naveguen por Internet.
A mi me produce vergüenza que nuestro sistema educativo haya condenado a esas asignaturas, que como la Filosofía, son las que nos provocan que nos hagamos preguntas y sobre todo que sepamos interpretar la realidad que nos rodea.
Me pregunto si a nuestros políticos no se les cae la cara de vergüenza.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído