Al margen – Un pescador pesca un niño


MADRID, 26 (OTR/PRESS)

A partir de hoy, firmado el decreto que convoca las elecciones generales del 20-D, los aspirantes a regir nuestros destinos van a dar una brasa importante. Como la gente de las televisiones, que se desayuna cada día con los supuestos resultados de audiencia del día anterior, los políticos en campaña madrugarán para conocer los del último sondeo, que todos los días habrá uno, para hacerse una idea, una idea un poco absurda y loca, de sus posibilidades. El «share» se impone a la innovación y a la creatividad en la televisión, y los sondeos a lo mismo en la política. Antes se les miraba con el rabillo del ojo; hoy se trabaja y se mitinea en función de ellos y para ellos.
Una legión de políticos más o menos jóvenes, más o menos viejos, se apresta a reforzar la barrila que ya venían dando. No sé ellos, pero uno flipa con la posibilidad, elevada a certidumbre por los sondeos precisamente, de que el partido sostenedor del peor gobierno de los últimos cuarenta años, que ya es decir, gane. Ahora bien; como quedan dos meses hasta el flipe total, definitivo, irreversible, y no es cosa de andar flipando cada día de aquí a entonces, es decir, de no hablar de otra cosa ni de mirar al mundo que se deshace alrededor, hoy, el día del decreto convocatorio, quisiera rendir mi admiración y mi homenaje al pescador turco que salvó de las aguas, de la muerte, a un bebé que flotaba infinitamente náufrago en la tenebrosa inmensidad del mar.
A uno le sorprende que el PP pueda ganar las alecciones de diciembre, pero más le sorprende que todavía queden personas como ese humilde pescador de Turquía que pescó un bebé. Y el caso es que quedan muchas, pero no, lamentablemente, en los despiadados gobiernos de Europa, que tal vez esperan que el invierno, la nieve, el barro, el frío, la lluvia, el hambre, las enfermedades, la intemperie, diezmen a los fugitivos de Siria a Irak que huyen entre alambradas hacia ninguna parte. De aquí al 20-D todo parecerá girar en torno a los comicios, en tanto nuestro mundo, hastiado de girar, se deshace.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído