Escaño cero – La campaña.


MADRID(OTR/PRESS)

Poco a poco los líderes de los partidos vuelven al ruedo de la campaña electoral. Después de los atentados de París hicieron un alto en el camino conscientes de que la ciudadanía no estaba para verles pelear por los votos.
Falta menos de un mes para que se celebren las elecciones y al día de hoy lo más destacado es que las encuestas parecen una foto fija. Ganaría el PP pero sin poder gobernar, le seguiría Ciudadanos en porcentaje de votos pero no en escaños con lo que el segundo lugar sería para el PSOE, y Podemos obtendría una resultado espectacular rozando los cuarenta escaños. Esa es la foto fija que se viene repitiendo en los últimos meses y nada de lo que sucede parece variar la posición de los votantes, salvo que Izquierda Unida se empieza a recuperar y por tanto puede alcanzar ese cinco por ciento imprescindible para sentar a sus candidatos en el Parlamento.
Será interesante saber que va a hacer el electorado catalán, si va a confiar en Convergencia o por el contrario esta formación sufrirá una voto de castigo.
Así las cosas los dirigentes políticos, y sus asesores electorales, no dejan de darle vueltas a cómo hacer para que esa foto fija sufra alguna variación.
Es como si Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, incluso Albert Rivera y Pablo Iglesias, no dieran más de si y los ciudadanos ya tuviéramos una idea claro de cada uno y de lo que ofrecen para los próximos cuatro años.
Puede que los debates marquen la diferencia, si es que finalmente los ciudadanos podemos verles a todos ellos explicándose a través de la pantalla del televisor.
En este aspecto en España aún continua habiendo un cierto déficit en cuanto a debates. En estas elecciones deberíamos de poder ver debatir a los cuatro candidatos de opciones de ámbito nacional como es el PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos. Pero a lo que parece, tanto Rajoy como Sánchez son los más reticentes a un debate a cuatro porque en realidad no quieren dar «cancha» ni a Albert Rivera ni a Pablo Iglesias.
Pero tanto Rivera como Iglesias ya son parte del paisaje político y los ciudadanos no entenderían que Rajoy y Sánchez no quieran batirse con ellos.
¿Qué puede o debe de pasar de aquí al 20 de diciembre para que las encuestas señalen que puede haber sorpresas en la intención de voto?

La verdad es que no lo sé, casi me atrevo a decir que tal y como están las cosas los candidatos van a intentar más que ser audaces no meter la pata.
Pero ya digo que faltan aún muchos días para el 20D, de manera que no hay nada escrito que sea definitivo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído