Escaño cero – El futuro de Rajoy


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

Mientras José María Aznar pedía ante el Comité Ejecutivo de su partido la celebración de «un congreso abierto» del que salga una nueva dirección, Mariano Rajoy anunciaba su disposición a iniciar «un proceso de diálogo» para intentar formar un Gobierno estable en torno al PP y de paso señalaba que cuando se celebre ese «congreso abierto» (al que no puso fecha) él se presentará como candidato a seguir presidiendo su partido.
Lo cierto es que Rajoy va a tener difícil salir airoso por lo menos de su empeño en repetir como Presidente de Gobierno por más que Albert Rivera ya ha dejado dicho que Ciudadanos puede abstenerse en una hipotética sesión de investidura de Rajoy. El líder de Ciudadanos cree que el nuevo Congreso que ha resultado de las urnas debe ponerse a trabajar de inmediato de ahí que haya pedido a Pedro Sánchez que siga su ejemplo y se abstenga también permitiendo gobernar al PP.
Este sería el mejor escenario para Mariano Rajoy a corto plazo pero complicado a medio y largo plazo puesto que le resultaría prácticamente imposible gobernar ya que tendría la «espada de Damocles» de la oposición permanentemente sobre su cabeza. Si se diera esa situación se vería obligado a buscar pactos y consensos con las fuerzas políticas con representación parlamentaria y sería obligado por estas a tomar decisiones le gusten o no. Por ejemplo una reforma de la Constitución.
La pregunta es si Pedro Sánchez quiere, puede o debe facilitar a Mariano Rajoy que gobierne, teniendo en cuenta el coste que para él y el PSOE tendría esa decisión.
Además las relaciones entre Sánchez y Rajoy son pésimas, por no decir inexistentes, desde el debate televisivo que protagonizaron ambos. Y cuesta creer que el líder socialista anteponga a su animadversión a Rajoy a cualquier otra consideración.
Otra opción que se baraja en los mentideros políticos madrileños es que el PP cambie de candidato a presidente de Gobierno, es decir que entregue la cabeza de Mariano Rajoy.
En cualquier caso, el resultado de las urnas ha colocado a Mariano Rajoy en una situación de debilidad ante su partido y ante la sociedad española que ha dejado claro su rechazo a las políticas del gobierno popular en estos últimos cuatro años. De manera que su futuro político es claramente incierto ya que su liderazgo está en entredicho. Claro que él es un político que parece tener como lema que resistir es vencer y hasta ahora ha logrado mantenerse. Pero la derrota en las urnas ha sido tan espectacular que sin duda el PP no tendrá más remedio que hacer una reflexión sobre los errores cometidos en estos años de Gobierno amén de plantearse si no ha llegado la hora de la renovación de su liderazgo.
Todo dependerá de si Mariano Rajoy es capaz de ganar tiempo al tiempo y logra gobernar. En caso contrario no podrá retrasar que el PP intente reinventarse para sobrevivir y eso pasa por un cambio de liderazgo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído