Cayetano González – Los «logros» de Mas.


MADRID, 4 (OTR/PRESS)

El de momento político en activo y Presidente en funciones de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, puede pasar a la historia como el dirigente público que más «logros» negativos alcanzó en un cortísimo periodo de tiempo. Si fijamos como fecha de inicio del balance de su huida hacia adelante la de septiembre de 2012 cuando tuvo lugar una manifestación muy numerosa con motivo de la celebración de la Diada, la simple enumeración de esos «logros» es sencillamente espectacular.
Artur Mas ha conseguido en menos de tres años fracturar en dos a la sociedad catalana, entre los partidarios de la independencia y entre quienes no lo son. También ha conseguido romper la coalición Convergencia i Unió que ha gobernado durante tantos años Cataluña.
Y en el terreno de los apoyos electorales, ha conseguido que Convergencia, que ahora ha pasado a llamarse Democracia y Libertad, vaya perdiendo apoyos, hasta tal punto que en las pasadas elecciones generales del 20-D fue la cuarta fuerza política en Cataluña por detrás de Podemos, ERC e incluso del PSC. Y sobre todo, ha planteado con su proceso secesionista un pulso al Estado absolutamente suicida para él y lo que es más grave, para la propia sociedad catalana.
El último capítulo del sainete en el que se ha convertido la política catalana ha sido la negativa final de los antisistema de la CUP de dar su apoyo a la investidura de Mas, con lo cual, lo más probable es que se vaya a unas nuevas elecciones autonómicas –las cuartas en cinco años– el primer domingo del próximo mes de marzo. Durante tres meses, la CUP ha estado humillando a Mas y este, que hay que recordar que lleva incorporado en su cargo el título de «Molt Honorable», se ha dejado humillar con una falta de dignidad personal y política realmente llamativa.
Se suele decir que los pueblos tienen los gobernantes que se merecen. Siempre he pensado que esta afirmación peca un poco de injusta, pero al mismo tiempo tiene bastante de verdad. Durante muchos años la burguesía catalana ha vivido muy cómodamente bajo el paraguas de lo que se denominaba nacionalismo moderado encarnado por Convergencia i Unió.
En la actualidad, resulta que el referente moral y político de CIU durante tantos años, Jordi Pujol, y bastantes miembros de su familia, van a tener que enfrentarse con varias causas judiciales por presuntos delitos fiscales. Y su sucesor, Artur Mas, lo más seguro es que tenga que irse a su casa después de su fracaso político. Eso sí, se irá dejando una Cataluña fracturada y muy probablemente gobernada tras las próximas elecciones por una coalición de izquierdas formada por la marca catalana de Podemos, ERC y la CUP. No queda más que felicitar al señor Mas por tantos «logros» en tan poco tiempo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído