Carmen Tomás – Más de medio millón de afiliados nuevos


MADRID, 5 (OTR/PRESS)

Se acaban de cerrar los cuatro años del gobierno del PP y en materia de empleo hay que decir que, a pesar de que aún hay cuatro millones de personas que no han logrado encontrar un empleo, se ha conseguido mejorar el registro que había dejado el Ejecutivo de Zapatero a finales de 2011. De hecho, el año 2015 se ha cerrado con el mejor dato en bajada del paro desde 1996. El número de desempleados ha caído en más de 350.000, casi un 8 por ciento en el conjunto del año, y casi 534.000 afiliados nuevos al sistema de Seguridad Social.
Pero, el paro no es la única variable a la que el gobierno de Rajoy ha logrado dar la vuelta. El consumo está disparado, las ventas de coches han cerrado el año con más de un millón de unidades situándose en niveles pre crisis, baja de nuevo el IRPF ya en las nóminas de enero, el Euribor está batiendo récords a la baja, la inflación es mínima, lo que supone una mayor renta disponible para las familias, la recaudación -también vía lucha contra el fraude- crece un 34 por ciento interanual, la confianza del consumidor está en máximos y bajan la luz y el gas.
«Era la economía, estúpidos». Sin embargo, muchos votantes del PP en las pasadas elecciones no lo vieron así y decidieron castigar la gestión global del gobierno. Ahora, los resultados de esas elecciones son endiablados para formar un gobierno que tenga como meta importante consolidar estos logros, teniendo en cuenta los nubarrones que aún se ciernen sobre la economía española y la mundial. Un gobierno que se abstraiga de siglas y personalismos y piense únicamente en el bien común. Parece, en este sentido, que hay conversaciones entre los tres grandes partidos que pueden entenderse.
El presidente del gobierno en funciones, Mariano Rajoy, insistía ayer de nuevo en el ofrecimiento de un gobierno tripartito que tuviera como objetivo seguir la tarea de sacar a España totalmente de la crisis y generar empleo suficiente y ya de mejor calidad que es lo que demandan los ciudadanos. Nadie sabe aún si esto será posible. Pero, no cabe duda de que la incertidumbre que siempre genera un nuevo proceso electoral, cuando tenemos que apelar a los mercados por casi 250.000 millones de euros, debería evitarse con generosidad y responsabilidad. Al fin y al cabo, las discrepancias en materia económica entre PP, PSOE y Ciudadanos no son en absoluto insalvables.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído