Carmen Tomás – Los mercados apuestan por elecciones


MADRID, 1 (OTR/PRESS)

El candidato a la investidura, Pedro Sánchez, se someterá hoy a la primera votación que con total seguridad perderá. Habrá que esperar a la segunda ronda, que se producirá el próximo viernes por la noche para dar por seguro que no lo consigue. Puede que el candidato socialista haya recuperado aire en su partido en este mes desde que fuera designado por el Rey para emprender la investidura, pero no parece que España, la economía española y los españoles hayan ganado nada. De hecho, se ha perdido un tiempo precioso para que en este país hubiera ya un gobierno de coalición a la europea. Esto es claramente así no sólo porque lo piense yo, lo cual podría tener a juicio de muchos un valor escaso. Lo digo porque hace ya tiempo que nos están juzgando desde fuera. Y, desde fuera, quiero decir los mercados, esos que nos tienen que prestar el dinero para que esto siga funcionando, lo que están diciendo no pinta bien. Primero, han sacado mucho dinero de España. Nada menos que 19.000 millones de euros sólo en diciembre. Segundo, muchas inversiones están paradas a la espera de ver el final de este nuevo marco que abrieron las elecciones del pasado 20-D. Y tercero, las agencias de calificación y expertos de la City y otros ya están descartando un posible gobierno de Sánchez y apuestan por nuevas elecciones.
Muy probablemente da más miedo el giro a la izquierda que pueda realizar Sánchez, con tal de salvar su puesto de secretario general del PSOE, que un nuevo proceso electoral. Quizá piensen que los españoles, muchos, recapacitaremos sobre nuestro voto anterior o que quizás con otras personas se pueda dar esa ansiada coalición que haga las reformas necesarias para que la economía española siga creciendo y creando empleo. Hay que poner en valor también la opinión de la agencia de calificación Moody*s que se ha mostrado dispuesta, si al final Podemos forma parte del gobierno de España, a rebajar la calificación de la deuda de España hasta próxima al bono basura.
Es por tanto imprescindible que el camino se despeje cuanto antes. España necesita que le compren la deuda, que la inversión se mueva y que se creen puestos de trabajo. Desde luego ni el acuerdo tal y como se ha firmado entre socialistas y Ciudadanos tranquiliza en aspectos importantes de la economía como el empleo y los impuestos, ni un gobierno de corte radical y leninista nos conviene. Veremos qué ocurre, si Sánchez finalmente fracasa, en los meses siguientes, a partir del 5 de marzo. ¿Se abrirá por el Rey una nueva ronda de consultas? ¿Se sentarán los tres partidos constitucionalistas para acabar con este largo periodo de incertidumbre? ¿Iremos a nuevas elecciones?

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído