Al margen – 200 millones de euros


MADRID, 9 (OTR/PRESS)

Tampoco se está tan mal sin gobierno. La última vez que tuvimos uno, ese cuyo espectro deambula por ahí en funciones, en funciones de espectro, lo pasamos, salvo los ricos, los prestamistas y los especuladores, muy malamente, y la posibilidad de que pudiera venir otro que nos remate no es demasiado alentadora. Sin embargo, el hecho de que si no tenemos uno lo antes posible nos puede salir por unos 200 millones de euros, que es lo que costarían las nuevas elecciones entre pitos y flautas, nos impele a desear lo indeseable, un gobierno que, fuera cual fuese su signo, habrá de ser títere de los turbios designios económicos y sociales de la Unión Europea, ese ente que niega el más elemental socorro a los refugiados que huyen de la guerra.
Ahora bien; si en vez de un gobierno, el que sea, tenemos que acudir de nuevo a las urnas, justo es que corran con el gasto quienes, comisionados por la ciudadanía el 20-D para componerlo, se han mostrado incapaces de ejecutar una faena tan sencilla. ¿Para qué suponen los diputados y los políticos que les pagamos? ¿Para qué nos chupen la sangre? No, para eso están los vampiros. Si no les pagamos para que nos roben como tantos de ellos han venido haciendo, particularmente los del espectro en funciones, ni para que se den la gran vida con sus sueldazos y sus privilegios, ni para colocar a sus familiares y amigos, sino para administrar honrada y sabiamente la cosa pública en aras del máximo bienestar general, está claro que han de devolver lo que nos han hurtado con su incompetencia. ¿200 millones para repetir las elecciones? Pues que se vayan rascando el bolsillo.
Pues los diputados fugaces y salientes no han currado, esto es, ni han formado gobierno, ni oposición, ni desarrollado labor legislativa ni parlamentaria alguna digna de ese nombre, devuelvan el salario cobrado si hemos de volver a votar. Y, desde luego, si hay nuevas elecciones, que no se presenten los mismos matados y que el gasto, que daría para una docena de colegios y varios centros de salud, lo asuman los partidos. Ante esa perspectiva, seguro que en dos días teníamos gobierno, aunque fuera de coalición entre Podemos y el PP.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído