Carmen Tomás – Seguimos cobrando por las letras


MADRID, 15 (OTR/PRESS)

La incertidumbre política continúa y sin embargo, de momento, el Estado español sigue vendiendo letras a tipos negativos. Parece que la confianza de los inversores en el futuro de España se mantiene, aunque no se sabe por cuánto tiempo. Durante las últimas semanas, venimos contando los innumerables datos macroeconómicos presentes y futuros que ya indican un claro cambio de tendencia. Por supuesto, aún no llega la sangre al río. Sin embargo, la tendencia es preocupante. Se han visto ya datos que ralentizan el aumento de las ventas del comercio minorista, la producción industrial, las inversiones e incluso la creación de empleo. Mientras, vemos cómo algunas Comunidades Autónomas se están pasando en sus objetivos de déficit y algunas ya empiezan a reclamar cantidades atrasadas e incluso el adelanto de las fijadas para este año.
La voz mayoritaria entre las empresas y los autónomos refleja una intensa preocupación por la situación política inédita que está viviendo España. La mayor parte de las empresas, sobre todo Pymes, empiezan a manifestar que la incertidumbre es mucho peor para el negocio que el negocio en si. La lógica dice que todas las pequeñas o grandes decisiones que estos millones de empresas dejan de tomar son las que pueden hacer que el crecimiento económico se ralentice. De hecho, Hacienda ya tiene datos fiables de que la recaudación por IVA procedente de pequeñas y medianas empresas se está ralentizando. El gobierno es consciente y por ello no deja de hablar con los responsables de las distintas CCAA, sobre todo con las que peor cumplen los objetivos, y mantiene encuentros con las principales agencias de calificación y grandes inversores internacionales.
En breve veremos hasta qué punto se está dañando la escalada del PIB. Ayer la CEOE hizo públicos sus cálculos sobre lo que puede estar pasando en este primer trimestre del año. En su opinión, éste podría cerrarse con un aumento del PIB del 0,7 por ciento, cifra ligeramente inferior a la registrada en trimestres anteriores. Las cifras están ahí, los indicadores adelantados también. Y esto es tan real como la falta de acuerdos para conformar un gobierno que continúe con las reformas necesarias y logre mantener o incluso superar, a pesar del entorno, el ritmo de crecimiento de la economía española.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído