Cayetano González – Gobierno en el aire


MADRID, 16 (OTR/PRESS)

El candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, ha presentado este domingo en Barcelona la que podría ser la composición de su futuro Consejo de Ministros. El problema, no menor, es que las encuestas que se han ido conociendo en los últimos días no parece que avalen un triunfo claro y rotundo de los socialistas en las elecciones del próximo 26-J, sino más bien todo lo contrario. Por eso, como ejercicio de marketing político, como un intento de copar titulares en los medios de comunicación, como estratagema para desviar la atención sobre la coalición de izquierdas que han formalizado Podemos e IU, esta presentación de un hipotético «gobierno en la sombra» del PSOE ha cumplido su misión, pero no tiene más recorrido. Más bien se podría hablar de un «gobierno en el aire».
Todo el mundo sabe, y Pedro Sánchez el primero, que el mayor riesgo que corren los socialistas y su actual líder en las próximas elecciones es sufrir el famoso «sorpasso» por parte de la coalición Podemos-IU. Si eso se produjera, lo normal es que el actual secretario general del PSOE no durara ni veinticuatro horas al frente del partido: o dimite o los suyos le echan. Algunos barones socialistas, como por ejemplo el Presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ya no se recatan en anunciar el desembarco de la lideresa andaluza, Susana Díaz, en Ferraz, a nada que vengan mal dadas dentro de seis semanas.
Otro escenario desfavorable para Sánchez en la noche del próximo 26-J sería el no mejorar el ya paupérrimo resultado conseguido por el PSOE -el peor desde la transición democrática- el pasado 20-D cuando sacó 5,5 millones de votos y 90 diputados. También en ese supuesto, aunque quedara por delante de Podemos-IU, el futuro político del actual secretario general de los socialistas estaría muy en el alero.
Por eso, el esfuerzo que ha hecho Sánchez en estos últimos días por incorporar nuevos nombres a sus listas y/o equipos -Margarita Robles, Josep Borrell y Angel Gabilondo son los nombres más destacados- está bien en el terreno del marketing electoral, pero con muy escasas posibilidades de que eso se pueda concretar tras el 26-J en algo más. Si las encuestas no se equivocan demasiado, ningún partido va a conseguir mayoría absoluta y, por lo tanto, serán necesarios los pactos para formar gobierno. Y lo normal será que esos pactos se materialicen en coaliciones de dos o tres partidos que, lógicamente, querrán tener sus sillones en el Consejo de Ministros. Por eso, un gobierno monocolor del PSOE, como Sánchez ha presentado este domingo en Barcelona, es algo tan inverosímil como que el Barca vaya a ganar la final de Champions de este año; fundamentalmente, porque no la juega.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído