Jose María Carrascal

«Pablo Iglesias ha batido el récord de mentiras en esta corta campaña electoral»

"Pablo Iglesias ha batido el récord de mentiras en esta corta campaña electoral"
José María Carrascal. PD

Para José María Carrascal, el verdadero ‘sorpasso’ está en el triunfo del PP y alaba también la actitud de esos españoles de izquierdas que han sabido distinguir lo verdadero de lo falso y que ya son cada vez menos los que se tragan los bulos de Pablo Iglesias:

No hubo mayoría absoluta del PP, pero la derrota del resto fue tan rotunda que como si la hubiera habido. Quien le niegue ahora el derecho a formar gobierno se expone a ser el culpable de que tengamos que ir de nuevo a las urnas, donde el castigo será tremendo. «Nada tiene más éxito que el éxito», dicen los norteamericanos. Ni nada aleja más del éxito que la derrota.

Derrotados, repito, han sido todos los demás. El primero, aquel que aspiraba a lo más alto, a la Moncloa nada menos. Pero Unidos Podemos ni siquiera ha logrado mantener el respaldo de ambas formaciones, perdiendo más de un millón de votos. Ya que andamos con refranes norteamericanos, «se puede engañar a uno una vez, pero no a todos siempre». Y Pablo Iglesias ha batido el récord de mentiras en esta corta campaña electoral. No se puede empezar del brazo de comunismo y terminar como partido de «la Ley y el Orden», tras pasar sucesivamente por la socialdemocracia y el centro. Ni se puede prometer el paraíso siendo consejero del Gobierno venezolano. Eso puede hacerse en la cátedra, donde están permitidas las más peregrinas especulaciones, pero no en la política real, por cabreada que esté la gente.

Y ha sido esa gente que Iglesias intentaba conducir al cielo quien le ha puesto en su sitio, impidiéndole incluso alcanzar el sorpasso del PSOE. Unido al retroceso de Ciudadanos, es lícito preguntarse si la fiebre de cambio radical que sentía el electorado español y el fervor por los partidos emergentes se apaga, para dejar paso a una visión más tranquila y prudente de la realidad, con el retorno de muchos votos a su lugar de origen. También el PSOE ha aprovechado de ello, tras verse al borde del abismo, manteniendo la segunda posición y a Sánchez, en su puesto, aunque no sabemos por cuánto tiempo, pues el peor resultado de su partido no es precisamente una recomendación.

Y destaca que:

Para «sorpasso», el del PP. Jiménez Losantos se pregunta si los encuestadores devolverán el dinero de sus catastróficas previsiones. Yo me pregunto si los sesudos analistas políticos que daban por acabado a Rajoy reconocerán su error. No lo espero. Ni tampoco importa. Lo importante es que supiera leer el ánimo de los españoles mejor que sus rivales, que previese el importante papel de la economía, que aguantase las acometidas de todos contra él y que incluso tuviera la sangre fría de dejar gobernar a los podemitas en las grandes ciudades para que el respetable supiese con quién se está jugando los cuartos y la libertad. Es en esas situaciones donde se mide el temple de estadista, no en los editoriales y viñetas. Y si siguen en sus embestidas, forzando unas nuevas elecciones, lo que van a conseguir es que en ellas logre la mayoría absoluta en números contantes y sonantes. Los españoles pueden sentirse de izquierdas, pero aún saben distinguir lo verdadero de la falso, los políticos de los comediantes.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído