Fermín Bocos – La revancha de Sánchez


MADRID, 31 (OTR/PRESS)

Nadie esperaba un milagro tras la intervención de Pedro Sánchez en orden a facilitar la investidura de Mariano Rajoy pero tampoco la dureza del discurso del líder socialista visto que la derrota de la candidatura del candidato estaba más que cantada en esta primera ronda. Pero el factor humano es determinante. Para Sánchez era la revancha tras la herida de la investidura fallida de enero. En aquella ocasión, al criticar a Sánchez, Rajoy navegó en la mordacidad hasta recalar en el sarcasmo y Sánchez se la tenía guardada. Le ha golpeado en todos sus flancos. Los casos de corrupción; los recortes en sanidad, en salarios, en las pensiones y en algunas libertades públicas. Podía haber dicho «no» a colaborar en la investidura anunciando la abstención del PSOE, pero no se quedó ahí. Ya digo, llegó a la Cámara dispuesto a sacarse la espina que llevaba clavada y a fe que se empleó a fondo. La cara de Mariano Rajoy, en su papel de esfinge corregida por algún que otro tic, reflejaba el trago por el que estaba pasando. Observándole y escuchando los hachazos que resonaban en la tribuna uno se pregunta qué es lo que tiene la política que compensa a quienes viven de ella de malos tragos como éste. Pero cuando le llegó el turno, Rajoy aparentaba estar intacto. Son muchos años de mili parlamentaria. Tiró de ironía para rebajar la tensión pero creí captar en sus palabras el poso de resignación de quien sabe que ha emprendido un camino sin salida. Rajoy da por perdida la investidura y tengo para mi que pese a las especulaciones que se han publicado acerca de una segunda intentona, no habrá tal. Ni el PSOE cambiará después de septiembre, ni el PNV, pase lo que pase en las elecciones autonómicas, va a facilitar un gobierno del PP. Así las cosas, la única incertidumbre que dejarán en el aire estas sesiones tiene que ver con Pedro Sánchez. Si barrunta presentarse otra vez a una investidura -buscado apoyos a su izquierda con fuerzas tan heterogéneas como Podemos o ERC-, aventura de alto riesgo que debería respaldar un Comité Federal del PSOE en el que no cuenta con todos los apoyos, o tiene en mente prepararse para afrontar unas nuevas elecciones en diciembre. Tiendo a pensar que optará por tan incierta salida en la que se jugará su carrera al frente del partido.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído