Rafael Torres – Hartazgo


MADRID, 25 (OTR/PRESS)

Si el hartazgo es, como define nuestro Diccionario, la repleción incómoda que resulta de ingerir cosas en exceso, habrá que convenir en que eso es lo que le pasa a la inmensa mayoría de los españoles, incluidos los catalanes, con la cuestión catalana. Hartazgo, empacho, saturación, repleción, por la ingesta desorbitada de noticias sobre el particular, buena parte de las cuales, encima, se han pescado en los sospechosos caladeros del bulo, de la mentira, del rumor, y llegan pochas a la boca.
Ahora bien; los periodistas no somos esta vez, o no enteramente, los culpables de ese condumio mefítico, sino los políticos inmaduros, pueriles, que, como los niños, lo quieren todo y lo quieren ya, dan la murga para llamar la atención cuando consideran que no se les presta absolutamente, y no quieren más que jugar y jugar. En los niños todo eso está bien, pues se compensa sobradamente con la gracia y con la inocencia, pero díganme qué gracia, qué inocencia, pueden tener unos tíos (tíos y tías, que diría Podemos) de cuarenta o cincuenta años que, seguramente por carecer de una vida interior rica y de una vida vida privada satisfactoria, se dedican en exclusiva a fastidiar todo lo posible a los demás.
De cuantos expendedores de suministros estropeados pululan por la actualidad, ocultando como enjambre de langostas el cielo de lo que importa (la corrupción política, la desidia institucional, los salarios de hambre, el feminicidio en todas sus variantes, la marginalidad creciente, el paro sin solución…), destacan, sin duda, esos mercachifles del independentismo, de la traición más bien al actuar desde el propio Estado y con sus recursos, que están hundiendo a Cataluña en la miseria y abismándola en una confrontación civil.
¿Qué más da si Puigdemont dice ésto o aquello, si va o viene, si convoca o no elecciones, si el 155 sería blando o duro, si el PSOE baila la yenka, si a Podemos le ha visto el plumero hasta el más refractario a ver la realidad, si TV3 manipula más o menos que TVE, qué más da nada si ya no va quedando, por hartazgo, capacidad de digestión?

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído