El rincón del soneto – ESPERÓ DIEZ HORAS. MURIÓ EN URGENCIAS


ESPERÓ DIEZ HORAS. MURIÓ EN URGENCIAS

Esperó diez horas. Murió en Urgencias,
pues no había médicos suficientes
para atender a tantos pacientes
que allí esperaba con sus dolencias.

Con las horas, morían las paciencias,
porque políticos indecentes
robaron los fondos pertinentes
y los usaron en sus conveniencias.

Sufren los ancianos solos sus males,
pues nadie oye sus lamentos y gritos;
quieren las madres ayuda y pañales

para criar a sus hijos chiquitos.
No hay dinero para los hospitales
pero sí lo hay para los chiringuitos.

___________________
Por Salvador Freixedo
Último libro del autor:
«IGLESIA, ¡DESPIERTA!»
✉ freixedo.autor@laregladeoroediciones.com
Suscripción gratuita

Autor

Salvador Freixedo

Ex jesuita, escritor polémico, experto en religiones comparadas y parapsicología.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído