La Reconquista empieza por Andalucía. La derrota de Sánchez.

Lo que son las cosas. La Reconquista de España acaba de empezar en Andalucía, región que doblando el mapa se besa con Asturias, que de eso sabe mucho. ¡Qué larga se hizo la noche! Dos horas interminables hasta que empezó a amanecer una victoria que no nos atrevíamos a soñar. De hecho, parece que ninguno de los analistas dio en el clavo. Y el más lejos del acierto, Tezanos, que creo que lo anda buscando no sé qué grupo demoscópico para ponerlo al frente de la dirección. Chascarrillos aparte, es cierto que, aun reconociendo un cambio de tendencia, no esperábamos este vuelco de régimen añejo de casi cuarenta años, por las razones de pesebrismo endémico que expusimos. Por eso la alegría fue doble, o triple. Nos mantuvimos discretos con Vox para prevenir la decepción por si las cosas venían mal dadas. Pero vinieron bien y ahora ya se puede decir abiertamente que se es de derechas. Falta hacía que alguien nos redimiera del complejo.

Vistos los resultados, todo parece fácil de analizar. Los andaluces –aparte de la corrupción, que algo siempre cuenta— han votada contra Susana por haber abandonado su posición política –dentro de lo malo lo menos malo, a pesar de los pesares—, y juntarse mejilla con mejilla con la podemita radical comunista. Pero, sobre todo, los andaluces han votado contra Sánchez, que no para de insultarlos por boca de sus socios golpistas que no cesan de aludir a ellos, como seres genéticamente inferiores que hablan el idioma de las bestias. A Sánchez le encantan los golpistas y los etarras y eso se paga. En Andalucía ya le han pasado la factura.

Susana se comió su marrón y esta noche lloraba desconsolada como un día lo hiciera Boabdil. Pero muere insultando y echando sapos por una boca que huele a podrido. Mintiendo y calumniando, además, y reproduciendo los mantras contra Vox y la extrema derecha que no le resultaron. Lo que se va a encontrar el próximo habitante de San Telmo no se lo envidio. Sin embargo los dos aspirantes a la Junta , Marín y Bonilla, no le hacen ascos a abrir cajones y a levantar alfombras, mientras desde Ferraz organizan la dimisión de Susana.

De esta jornada hubo algo que me dejó muy preocupada: las palabras del dictador Pablo Iglesias anunciando la alerta contra el fascismo y convocando a las feminazis, golpistas, LGTB, filoetarras, sindicatos, okupas, vagos y maleantes y demás gente ociosa y amante del disturbio para invadir las calles. ¿Todos los días? ¿A todas horas? Cuando lo oí hablar lanzando estas amenazas recordé las palabras de Largo Caballero en Alicante en 1936: “…si ganan las derechas tendremos que ir a la guerra civil declarada. Yo deseo una República sin lucha de clases; más para eso es necesario que desaparezca una de ellas. Y esto no es una amenaza, es una advertencia; y que no se diga que nosotros decimos las cosas por decirlas: nosotros las realizamos”. Y tanto que las realizan. Eso es lo que quiere el podemita, que, dicho sea de paso, baja como el suflé, y por eso tiene que recurrir a la violencia. Y eso es lo que quiere Sánchez, no nos engañemos.

Lo que me preocupa de todo esto es que estos guerracivilistas necesitan algún muerto. Esto está incluido en sus manuales; figuraba en los de los golpistas catalanes. Está gente está asesorada por organizaciones asesinas de la peor calaña del mundo, y grandes expertos en manipulación de masas. Y ya sabemos cómo se manipula a través del dolor. ¿Se imaginan la muerte accidental de un niño, de los que acostumbran a poner de escudo, en uno de los sofocos policiales? Para qué más.

Confieso que esto me aguó la alegría de la noche del triunfo electoral en Andalucía. También me preocupa la reacción de Sánchez. Él es un oportunista, alguien que se esculpió a sí mismo para vivir de la política, y que llegó por asalto en una coyuntura creada artificiosa y maliciosamente. Ahora está herido de muerte, y un animal herido es muy peligroso. Los dos radicales vuelven a estar unidos en la desgracia. A saber lo que pueden maquinar. Esperemos, no obstante, que la sangre no llegue al río. Literalmente.

___________________
Por Magdalena del Amo
Periodista y escritora, pertenece al Foro de Comunicadores Católicos.
Directora y presentadora de La Bitácora, de Popular TV
Directora de Ourense siglo XXI
✉ periodista@magdalenadelamo.com
Suscripción gratuita
.

Autor

Magdalena del Amo

Periodista, escritora y editora, especialista en el Nuevo Orden Mundial y en la “Ideología de género”. En la actualidad es directora de La Regla de Oro Ediciones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído