El seudohumano Torra quiere muertos como en Eslovenia y Sánchez no reacciona.

Está claro que Pedro Sánchez es un títere de alguien. Su inteligencia no da para ser tan mala gente. Porque, aparte de ser bobo de solemnidad, mentiroso, calumniador, necio, rencoroso, presumido, arrogante, prepotente, ambicioso, laicista feroz, profanatumbas, antirreligioso, despilfarrador del dinero público, frívolo a más no poder y más cosas, hay que ver de cuánta maldad es capaz. ¡Porque mira que es malo! Un tipejo sin alma y sin personalidad que nadie ha votado, que llegó a la Moncloa por mor de las malas artes de las cloacas del Estado, ahí lo tenemos paseándose en Falcon a costa de nuestro dinero mientras los ingleses vuelven a robarnos el Peñón, ahora en serio.

Este caradura con diploma pertenece a esa clase de gente que odia a España, su historia, su cultura, sus tradiciones, que odia a los españoles; esa gente servidora de quienes han creado y extendido la leyenda negra; esa gente que ha ido adaptando la historia a su medida hasta desembocar en estas leyes abominables de memoria histórica, que mejor podrían llamarse de “olvido histórico”, porque de eso se trata, de que olvidemos sus checas, sus torturas, sus asesinatos, sus traiciones y sus latrocinios. ¡Cómo puede un tipejo así ser presidente del gobierno! Cómo es posible que no estemos día tras día recordándole su tesis, sus viajes, sus visitas a dictadores, sus felonías o las corrupciones de sus ministros. ¡Qué bajo hemos caído!

Algo me sube por la columna vertebral hasta la cabeza. No, no es precisamente el kundalini, es la indignación, la misma que muchos españoles sienten, sin poder hacer nada, esperando elecciones para echar a esta gentuza antes de que acaben de destruir a España a base de ocurrencias y decretos. Indignación, mientras en Cataluña el seudohumano Torra pone banderillas a los CDR para que tomen la calle y corten carreteras. ¡Y para seguir! Y que este seudohumano al servicio de Puigdemont esté queriendo forzar una independencia al estilo Eslovenia, con muertos y todo, es ya el colmo con mayúsculas. Hablamos de muertos de verdad, no de atrezo. ¿No se puede hacer nada realmente para frenar esta sinrazón, esta burla y chantaje al Estado? En otros tiempos, para casos similares, intervenía el ejército. Ahora parece que no es políticamente correcto hablar de esto. ¿Seguimos teniendo las Fuerzas Armadas disponibles para defendernos contra los golpistas y demás tropa que se quiera pasar la Constitución por el forro, o solo son para que la Ministra de turno se luzca sacándolas a pasear por la Castellana o para labores humanitarias? Soldaditos de plomo, de juguete, no son, y eso me consta. ¡Intervención de la autonomía YA! Los españoles necesitamos y tenemos derecho a sentirnos protegidos. A estos separatistas que se han saltado la ley hay que escarmentarlos. Es necesario aplicar un 155, pero bien, no la pantomima que hizo el cobarde del PP, por dejarse seducir por el enemigo socialista que preparaba la emboscada, aplicando un buenismo estúpido que le costó la moción de censura y el destierro. Digo esto porque un 155 bien aplicado, de acuerdo a la ley y sin contemplaciones hubiera redimido a un Rajoy dormido en los laureles, con fama de inane y de dejar pasar la cosa mientras contemplaba las volutas de su puro habano. Pero parece que lo tenían pillado y tuvo que tragar. Y de aquellos polvos, vienen estos lodos. Pero ya estamos al límite. ¡Hay que aplicar el 155, pero ya! España no puede seguir a merced de esta gente, que planea muertos para construir el relato internacional. Ya nos bastó con la manipulación del 1-O. Hay que aplicarles un correctivo como Dios manda. ¿No dice el refrán que “el loco por la pena es cuerdo”? Pues a aplicarlo y que sirva de escarmiento. Pero ¿quién le pone el cascabel al gato, si carecemos de un gobierno legitimado para ejercer lo que antes llamaban “auctóritas”? No podemos seguir a merced de que cualquier loco de una autonomía cualquiera le dé por saltarse las leyes y armarnos otra en unos meses o en unos años. Si sale gratis, ¡por qué no subvertir el orden y poner al Estado entre la espada y la pared! No podemos permitirnos que los Otegis, los Rufianes y demás calaña sigan marcando la hoja de ruta de la política española. Yo, créanme, siento vergüenza, pena y un poco de miedo. Porque veo que estamos en manos de malhechores sin nadie que nos defienda. Mañana será otro día. A ver cómo amanece. Lo malo es que, detrás de todo, está Soros, el masonazo y falso filántropo inspirador de cuanta cosa contra la humanidad existe. Esta aseveración es tan sutil como cierta. Hay muchos datos que lo demuestran. Por eso lo han echado de algún país europeo. Gente con agallas, claro. ¿Qué órdenes le dio a Sánchez en su fugaz y secreta visita la Moncloa? Parece que es materia reservada. Ni siquiera “eyes only”. Al menos, de momento.

___________________
Por Magdalena del Amo
Periodista y escritora, pertenece al Foro de Comunicadores Católicos.
Directora y presentadora de La Bitácora, de Popular TV
Directora de Ourense siglo XXI
✉ periodista@magdalenadelamo.com
Suscripción gratuita
.

Autor

Magdalena del Amo

Periodista, escritora y editora, especialista en el Nuevo Orden Mundial y en la “Ideología de género”. En la actualidad es directora de La Regla de Oro Ediciones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído