El rincón del soneto –  ARDE NOTRE DAME


ARDE NOTRE DAME

Arde Notre Dame. Llora quien lo ve.
Pero aún es más triste que muchas gentes
ya no sean unos fieles creyentes
y hayan perdido del todo su fe.

Cuando lo vi, tranquilo me quedé
porque aquellos rosetones ardientes
eran solo reliquias remanentes
de un viejo cristianismo que se fue.

El creador de las constelaciones
no necesita arcos ni capiteles
porque a él le basta el amor de sus fieles

y vive dentro de sus corazones.
El mejor templo que Dios ha hecho
tú lo tienes escondido en tu pecho.

___________________
Por Salvador Freixedo
Último libro del autor:
«IGLESIA, ¡DESPIERTA!»
✉ freixedo.autor@laregladeoroediciones.com
Suscripción gratuita

Autor

Salvador Freixedo

Ex jesuita, escritor polémico, experto en religiones comparadas y parapsicología.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído