Victor Entrialgo De Castro: «La traición a los muertos»

Victor Entrialgo De Castro: "La traición a los muertos"

Los muertos antes estuvieron vivos. Y pueden seguir estándolo. Incluso si el terror les quitó la vida para atemorizarnos a todos los demás, están en la memoria de muchos que puede recordar incluso quien los mató.

Ayer el sanchismo, ese apaño capaz de cambiar de estrategia de la mañana a la tarde, vender lo que sea, a una madre o a España entera, con tal de conseguir y mantenerse en el poder, olvidó quien mató a los compañeros socialistas muertos y entregó Navarra a sus asesinos.

Y lo hicieron el mismo dia que un Tribunal de Paris que no tiene memoria de lo que pasó aquí dejó en primer instancia en libertad a Josu Ternera, aunque hay una orden de detención y deben contestar en horas una petición de extradición.

Este olvido de sus compañeros muertos es lo que al parecer han votado 7.480.755 millones de españoles en las últimas elecciones que les ha permitido tener 123 diputados.

Decía Ortega que la razón suele estar entre los que son menos frente a los que son más. Recuerdo a Rosa Diez pidiendo la ilegalización de Amaiur, hoy Bildu, que desde la tribuna del Parlamento llamaban «compañeros» a los asesinos en serie que han hecho volar en pedazos a niños y mayores durante 40 años. Que es mucha serie y muchos años. Mucho más que el estrangulador de Boston, que mató a 13 mujeres y tuvo en jaque a la policía durante un par de años.

Algunos socialistas llaman anacrónico hablar de los atentados, estragos y asesinatos de antesdeayer. Hablan de ETA como si fuese un asunto de Carlos V. No sólo son las muertes, con ser lo peor. Ha sido el chantaje, la coacción, la amenaza a toda una nación, como ahora sin muertes el desafío separatista catalán, atentar contra la libertad de todos y cada uno de los españoles durante varias generaciones.

El Presidente saltimbanqui Sanchez, para amortizar el colchón, cambia de chaqueta todos los días, y para conseguir los cinco votos del PNV y de regalo la abstención de Bildu, para su investidura, ordena la reunión de Ábalos con Aitor Esteban, el cantamañanas del tractor, traiciona a sus muertos y entrega Navarra a Bildu y a la madre que lo parió.

Y donde unos separatistas y otros dicen hoja de ruta, los familiares de los muertos dicen «hijos de puta».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído