CADA MOCHUELO A SU OLIVA

¡Anda y que les den!

¡Anda y que les den!
Francisco Largo Caballero con un grupo de milicianos en la Guerra Civil española de 1936-39 PD

Cuando me viene a la mente
Algún exabrupto, antes
Pienso si debo o no
Darle a la lengua corriente,
Por si son para piantes
Tan solo su eco, o,
-y esto es más grave pues hieren-
Son armas de mi arsenal
Contra los Rojos que quieren
Que España sea un corral;
*
No echo pestes de quien no es
Un Rojo, ni caso hago
De lo que hace o ha hecho;
Con éstos todo al revés:
Si con ellos no lo pago,
No me siento satisfecho;
Desde Largo Caballero,
Cuando yo era un enano,
Hasta el vil Zapatero,
Cuando ya soy un anciano,
*
Sé lo mal que le ha ido
A España, pues soy testigo
Cabal, ni tuerto ni cojo;
Cuando el Poder han tenido,
Les ha importado un higo
Hacer de ella un País Rojo,
Que hoy sería, con más gusa
Que un perro flaco y más tela
Que cortar: Colonia Rusa,
O peor: otra Venezuela;
*
A sus engendros de silla
Mullida y mesa-camilla,
Que llamarlos Rojos, trilla
Ponzoñosa, les mancilla,
-Que siguen con su cerilla
Dando luz a un Colilla
Antes, y ahora a un Zapatilla
Del Poder-, de carbonilla
Yendo hasta la coronilla,
¡Anda y que les den morcilla!.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído