CADA MOCHUELO A SU OLIVA

¡Anda y que les den!

¡Anda y que les den!
Francisco Largo Caballero con un grupo de milicianos en la Guerra Civil española de 1936-39 PD

Cuando me viene a la mente
Algún exabrupto, antes
Pienso si debo o no
Darle a la lengua corriente,
Por si son para piantes
Tan solo su eco, o,
-y esto es más grave pues hieren-
Son armas de mi arsenal
Contra los Rojos que quieren
Que España sea un corral;
*
No echo pestes de quien no es
Un Rojo, ni caso hago
De lo que hace o ha hecho;
Con éstos todo al revés:
Si con ellos no lo pago,
No me siento satisfecho;
Desde Largo Caballero,
Cuando yo era un enano,
Hasta el vil Zapatero,
Cuando ya soy un anciano,
*
Sé lo mal que le ha ido
A España, pues soy testigo
Cabal, ni tuerto ni cojo;
Cuando el Poder han tenido,
Les ha importado un higo
Hacer de ella un País Rojo,
Que hoy sería, con más gusa
Que un perro flaco y más tela
Que cortar: Colonia Rusa,
O peor: otra Venezuela;
*
A sus engendros de silla
Mullida y mesa-camilla,
Que llamarlos Rojos, trilla
Ponzoñosa, les mancilla,
-Que siguen con su cerilla
Dando luz a un Colilla
Antes, y ahora a un Zapatilla
Del Poder-, de carbonilla
Yendo hasta la coronilla,
¡Anda y que les den morcilla!.

Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído