Salvador Monzó Romero: «¡Coño!»

Salvador Monzó Romero: "¡Coño!"

Hablar bien de los políticos me cuesta,
Porque cualquier sitio que huela a rosas,
Lo convierten en un albañal que apesta;

Nos dicen cómo van a hacer las cosas,
Para que el Gobierno alcance las cimas
Del bienestar, y las convierten en fosas;

Tanto dan de sí que igual las calimas
Les traen al fresco, como nos dan gato
Por liebre, y por progreso, pantomimas;

Practicantes de la adulación, el trato
Que nos dispensan es el de un buen amigo,
Y estar con ellos pasemos un buen rato;

Nos prometen para el verano abrigo
Y para el invierno camisa de seda:
Si pasamos calor les importa un higo,

Y si tenemos frío, sólo nos queda
Ya el mejor remedio: agua y ajo…
Y si el barco se hunde: ¡sálvese quien pueda!;

Ellos ya han hecho fetén su trabajo:
El darle sin ton ni son a la sin hueso
Cual es el porqué son políticos ¡carajo!;

Cual prometen a los peces vino y queso
Y lo mismo a las aves, tal el cielo
A los ateos, y a los creyentes eso:

Que el mirar a otro lado, todo su celo
Pongan, cuando les vean ponerse hasta el moño,
Si es que no quieren que les den para el pelo;

Tanto me da sea más o menos gazmoño,
Si a cuanto he dicho atención se presta,
Y de los políticos, tronco o retoño,
El no hablar bien de ellos tanto me cuesta,
Si no lo entiende, … ¡es gilipollas, coño!.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído